Van Nistelrooy a Capello en 2006: “Mister, en el vestuario huele a alcohol”

Durante estos meses diversas personalidades del mundo del deporte han aprovechado el tiempo libre para pasar por los medios de comunicación de manera telemática y contar varias anécdotas -o profundizar más en ellas- que no conocíamos tanto. El último ha sido Fabio Capello, exentrenador del Real Madrid, que ha hablado de su segunda etapa como técnico blanco en una entrevista en Sky Sports.

El italiano ha admitido que el “talento más grande” que ha entrenado ha sido, sin duda, Ronaldo Nazario, pero también ha sido el que “más problemas le ha creado”. “El talento más grande que entrené es Ronaldo, el ‘Gordo’, para que nos entendamos. Y a la vez fue el que más problemas me creó en el vestuario. Hacía fiestas, cualquier cosa. Una vez Van Nistelrooy me dijo ‘míster, pero aquí en el vestuario huele a alcohol‘, ha contado.

Capello ha afirmado, incluso, que su marcha al Milan en enero de 2007 benefició al equipo. “Cuando Ronaldo se fue, empezamos a ganar, pero si hablamos de talento, él fue el más grande, sin duda“. No obstante, ha sostenido que, por supuesto, a ambos les une una gran amistad y que suelen verse “varias veces” durante el año.

No es la primera vez que alguien da a conocer episodios curiosos de Ronaldo y sus fiestas, incluso el propio O Fenómeno ha admitido en más de una ocasión su gusto por la noche. Hace no mucho, otro de sus compañeros en su etapa en el Real Madrid, Iván Helguera, contaba entre risas una anécdota de un cumpleaños del brasileño: “Yo estuve en una fiesta de cumpleaños con mi mujer y cuando empezaron a aparecer autobuses de señoritas me dijo que tirara para casa y a Figo la suya, igual. Fue en casa de Ronaldo, la que luego le vendió a Ramos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

“No me fui al Real Madrid porque no quería aprender español”

0
Un exinternacional holandés rechazó irse al club blanco en 1999 por este increíble motivo y eligió el Glasgow Rangers. Cómo no, ahora se arrepiente.