Tal día como hoy, pero de 1980: La increíble final de Copa que el Madrid ganó al Castilla

0
castilla-real-madrid-copa-bernabéu

Han pasado ya 40 años. Hoy se cumplen de hecho. El Bernabéu, feudo que había acogido, acoge y acogerá encuentros históricos, albergó el 4 de junio de 1980 uno realmente insólito. Era una final de la Copa del Rey, una de tantas de las que se han disputado en el templo blanco, pero se trataba de un partido realmente increíble. El Real Madrid se jugaba el torneo del KO ante su filial, el Castilla, que militaba por aquel entonces en Segunda División.

El resultado fue lo menos y el campeón, evidente. El Real Madrid se impuso por un contundente 6-1 y alzó un nuevo título de Copa del Rey, el número 14 en aquel momento. Aquella tarde el equipo blanco, al que entrenado el mítico Vujadin Boskov, formó con García Remón en la portería, Sabido, Benito, Pirri y Camacho en defensa, Del Bosque, Stielike y Ángel en el centro del campo, con Laurie Cunningham, Juanito y Santillana en la punta del ataque. También tuvieron minutos García Hernández y Roberto Martínez.

El once del Castilla, con Juanjo en el banquillo, no era de tanto relumbrón, lógicamente, pero sí que en sus filas aparecen jugadores que más tarde destacarían en el primer equipo. El filial alineó a Agustín, Juanito, Herrero, Castañeda, Torres, Álvarez, Ricardo Gallego, Bernal, Machín, Paco Pineda y Cidón. Jugaron, además, Sánchez Lorenzo y Balín.

El desaparecido Juanito abrió y cerró el marcador y para el Madrid también anotaron Santillana, Andrés Sabido, Del Bosque y García Hernández. El gol del honor para el Castilla llegó en el tramo final del encuentro y lo consiguió Ricardo Álvarez.

Antes de llegar a esa final, disputada ante 65.000 espectadores en el feudo madridista, el filial blanco había dejado en la cuneta al Extremadura, al Alcorcón, al Racing de Santander, al Hércules y ya, a partir de octavos de final, al Athletic Club de Bilbao, a la Real Sociedad en cuartos y al Sporting de Gijón en semifinales. Una trayectoria realmente increíble para un equipo que, además en el Campeonato de Segunda División, concluyó en una más que meritoria séptima posición, a solo 7 puntos del campeón, el Real Murcia.

La aventura europea del Castilla

Con ser histórico aquel hito para el Castilla, más lo fue aún porque ese subcampeonato le valió el pasaporte para disputar la Recopa de la siguiente temporada. El Real Madrid ganó la emocionantísima Liga 79-80, con solo un punto de diferencia sobre la Real Sociedad, y dejó libre la plaza europea para el subcampeón de Copa.

El sorteo de la Recopa dejó otro hito histórico en este increíble relato futbolístico. No solo el Castilla debutaba en Europa jugando en Segunda División, sino que su rival, el West Ham londinense, también militaba aquella temporada en la segunda categoría inglesa. En la ida, en el Bernabéu, ganó el filial blanco por 3-1, pero el protagonismo del encuentro se lo llevaron los hooligans del equipo de Upton Park que provocaron peleas, destrozos y un espectáculo lamentable en las gradas, llegando incluso a orinar sobre los aficionados madridistas situados en la grada de preferencia del Bernabéu.

La UEFA sancionó al West Ham con que la vuelta de aquella histórica eliminatoria se disputara en Londres a puerta cerrada, pero allí, con prórroga incluida y con un 5-1 en el marcador, acabó la preciosa aventura un filial que llegó a disputarle un título a su hermano mayor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here