Tal día como hoy, 31 de marzo, pero de 1980: fallecía Jesse Owens

Se cumplían tres años y siete meses de la llegada al poder de Adolf Hitler en Alemania. Berlín se convertía en agosto de 1936 en el centro neurálgico del mundo y el dictador adquiría protagonismo -entonces, solo algunos eran capaces de imaginar el terror que sembraría más tarde en Europa- por la celebración de los Juegos Olímpicos. Unos Juegos que, por cierto, trató de boicotear España negándose a participar y organizando la Olimpiada Popular en Barcelona, en la que se inscribieron 6.000 deportistas de todo el mundo. No obstante, el inicio de la Guerra Civil en nuestro país hizo que se suspendiera.

Para Hitler era el escenario perfecto para difundir la imagen de “superioridad de la raza aria”. Lo cierto es que la Alemania Nazi fue la más laureada con 89 medallas, pero esas Olimpiadas no pasarían a la historia precisamente por eso. Sobre todo lo demás destacó un hombre de raza negra: Jesse Owens, el atleta que se convirtió en leyenda con 22 años tras ganar cuatro oros (100m, 200m, 4×100 m y salto de longitud) en la casa del mismísimo dictador. Un símbolo de desafío y lucha contra el racismo que, al parecer, el estadounidense nunca se atribuyó.

Según la exatleta y autora del libro Jesse: La fabulosa historia de Jesse Owens, “le costó toda la vida entender lo que él representó y este papel que no supo jugar. Es irónico verle convertirse en un símbolo de la lucha contra el racismo cuando no era más que un pobre chico negro, hecho a sí mismo”.

Tras su momento de gloria, Owens se convirtió en gerente de una lavandería, creó una liga femenina de béisbol y se dedicó a realizar espectáculos como correr contra un caballo, un perro o un coche. Su gesta se evaporó fácilmente o, más bien, él mismo provocó que lo hiciera.

De hecho, durante muchos años fue criticado por su propia comunidad, después de que decidiera desentenderse del movimiento “Black Power” en Estados Unidos en los años 60. En 1972 publicaría una serie de cartas en las que se disculpaba con los afroamericanos por esto.

A pesar de todo, Jesse Owens es considerado uno de los mejores atletas de todos los tiempos y así reza el nombre del premio al mejor velocista del año en Estados Unidos. Un hombre que no reconoció como suyo el símbolo de desafío al régimen nazi y que, tras esa gesta, estudió, se formó y trató de convertirse en el “ciudadano Jesse Owens“. El mismo que falleció a los 66 años, tal día como, 31 de marzo, pero de 1980.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

Tal día como hoy, 6 de junio, pero de 2012: Nos...

0
El entrenador cántabro, una de las personas más queridas y admiradas de nuestro fútbol, falleció a causa de un infarto a los 54 años tras una vida marcada por la tragedia.