El Villarreal, testigo del adiós
de Zidane al Bernabéu

0
551
Zidane Villarreal
@GettyImages

Un Real Madrid-Villarreal es un partido especial para Zidane. No es porque sea uno de los grandes rivales del club blanco, sino por el momento que vivió el francés en un encuentro como este hace ya casi 12 años. El 7 de mayo de 2006, Zizou disputaba su último partido con el club blanco en el estadio Santiago Bernabéu, con los amarillos enfrente como testigos directos de uno de los momentos más emotivos de su carrera.

Era el ocaso de la temporada 05-06. Una campaña para olvidar en el equipo merengue, en la que no se ganó ni un solo título y se vivieron momentos de auténtica pesadilla. Y, para rematar el alma de la afición madridista, Zidane anunció que ese año, tras el Mundial de Alemania, se retiraría. Eso significaba que solo quedaba un encuentro para disfrutar de la magia del mítico 5. Por ello, a pesar del mal año, la fiesta del coliseo blanco fue por todo lo alto para despedir a uno de los más grandes futbolistas que se han visto allí.

El equipo que tuvo el honor de ser el rival del Real Madrid en este partido fue el Villarreal. Una temporada que, a diferencia de los blancos, había sido una de las más importantes de la historia amarilla. Debutando en Champions League, consiguió llegar a las semifinales, eliminando a equipos como Manchester United o Inter de Milán por el camino. Fue el año en que los castellonenses se hicieron grandes.

Árbitro, no pites el final que se va Zidane

El rival estaba a la altura de las circunstancias, y lo estuvo también en un partidazo que finalizó 3-3. Pero para la mayoría eso era lo de menos. Sin nada en juego, lo más importante era decir adiós a Zidane. El Santiago Bernabéu no decepcionó y las 82.000 personas que lo llenaron decoraron el campo con miles de pancartas con el número 5, cánticos para el francés y mensajes que le suplicaban que no se fuera.

Y Zidane respondió como mejor sabe. No solo jugó un gran encuentro, preludio al espléndido Mundial que realizaría poco después, sino que pudo despedirse con el segundo gol de su equipo en el duelo, el último que marcaría en el estadio que más le adoró. Y, cuando se marchó sustituido, no pudo evitar llorar de la emoción. Este sábado, 13 de enero de 2018, el ahora técnico francés vivirá desde el banquillo blanco el mismo partido de Liga. Sin duda, le traerá muchos recuerdos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here