Cómo no te voy a querer si haces remontadas como las de hoy

0
342
Cómo no te voy a querer si haces remontadas como las de hoy
Twitter

Por cosas como las que se vivieron esta noche en el Bernabéu el Real Madrid es temido y respetado en Europa hasta en sus peores momentos. En el día de San Valentín escribió una historia romántica. Una con flechazo de salida. Temió por que otro chico se llevara a su amada Champions. Encajó su primer bofetón. Luego llegó la reconciliación. Sufrió con el paso del tiempo. Pero al final echó toda la carne en el asador y se llevó al partido al huerto. Con remontadas como las de hoy, ¡cómo no se le va querer! Hasta la muerte.

Hoy sí. El Madrid fue el Madrid. No hizo un partido redondo. Que enfrente estaba el PSG, que conste no es poca cosa. Bueno, en realidad estaba Neymar. Recital del brasileño en la primera parte, que dejó el césped sembrado de jugadores blancos. Uno, dos, tres. Imparable. Que no marcara no desluce su brillo. Zidane sorprendió a todos y dejó en el banquillo a Bale apostando por Isco. Emery también hizo retoques en el equipo. Dejó fuera a Thiago Silva y Lass Diarra apostando por Lo Celso como mediocentro.

El pitido inicial arrancó con un Isco desbocado en la presión. El Madrid brilló en el primer cuarto de hora apretando arriba y haciendo sufrir a los franceses. Fue un arranque trepidante, donde ambos equipos presentaron credenciales. Neymar se llevó una caricia de Casemiro, Cristiano fue el encargado de hacer el primer disparo y Marcelo, extramotivado, se comió a Alves en esos minutos.

Cristiano desperdicia dos claras ocasiones

El París Saint Germain empezó a desperezarse con un tiro cruzado de Yuri, posterior a uno de Kroos que acabó en córner. En el minuto 8 un sudor frío recorrió el Bernabéu cuando Marcelo quedó tendido en el verde. Solo fue un susto, como el que solventó Varane al cortar un centro de Neymar hacia Cavani.

Nacho sufría con Neymar, pero fue el brasileño el que se llevó una amarilla por falta sobre el lateral. En el ecuador del primer tiempo Isco robó a Verratti un balón en la frontal del área y sacó una tarjeta a Lo Celso. La falta la mandó a las nubes Cristiano. Varane volvió a estar providencial al frustrar una ocasión de Neymar tras un balón perdido por un Casemiro desconocido.

Poco antes de la media hora Cristiano estrelló contra la cara de Areola un servicio de Marcelo que le dejó solo en el área frente al meta parisino. En esos momentos Neymar se cambió sus botas naranjas por otras tras un par de resbalones en el campo.

Aparece Mbappé

En el minuto 32 llegó el mazazo francés. Fue la primera jugada digna de mención de Mbappé, que dejó a Marcelo retratado en su faceta defensiva al entrarle y sufrir un sombrero. Eso dejó campo libre a la cabalgada del galgo. El centro del francés lo resolvió en primera instancia Nacho anticipándose a Neymar pero Rabiot llegó suelto al área y firmó con facilidad el gol. 

El PSG metía miedo en el ataque. Y pánico en defensa. Cristiano les robó la cartera en zona peligrosa pero se llenó de balón. Acto seguido, Cavani gozó de su ocasión al girarse en el punto de penalti pero tiró fuera. Y sí Benzema jugaba. Y lo hizo bien. Se asoció con Marcelo y con Modric generando buenas jugadas sin remite final. El francés tuvo su oportunidad al vestirse de Kroos, pero se encontró con Areola. 

Penalti y tablas al descanso

La trepidante primera parte finalizó con un golpe de efecto: el penalti por agarrón de Lo Celso a Kroos. Cristiano, a la cuarta ocasión, mandó el balón a la red pese a la estirada de Areola. La potencia del tiro fue crucial para el final feliz. Los franceses salieron mejor en la segunda parte. Navas detuvo un tiro de Mbappé y Sergio Ramos rechazó uno de Rabiot. La respuesta del Madrid fue una contraataque mal resuelto por Cristiano y Kroos y un centro de Isco al que no llegó Benzema en boca de gol.

Tras 20 minutos llegó el momento de los técnicos. Emery se mostró conservador al meter a Meunier por Cavani. Zidane contestó poniendo a Bale por Benzema. Kimpembe, el central que dejó en el banquillo a Thiago Silva, se encontró en un córner con un balón en sus pies en el área pequeña pero la cuestión no pasó a mayores. El partido estaba más en el lado francés. Un pase raso y cruzado de Yuri no encontró rematador aunque Dani Alves estuvo a punto de llegar.

Se entró en el último cuarto de hora y el Madrid enlazó una buena jugada entre Modric, Bale y Cristiano que acabó en saque de esquina. A falta de 11 minutos Zidane retiró a un fundido Isco y a Casemiro poniendo en el campo a los puñales de las bandas: Lucas Vázquez -para ayudar a un Nacho que acababa de ver una amarilla- y a Marco Asensio. La tarjeta de presentación de Lucas fue una conexión con Bale que pudo acabar en gol en propia puerta. A partir de ese momento el protagonista fue el mallorquín.

Asensio se viste de Cupido

Asensio se imbuyó del espíritu del añorado Juanito («Noventa minuti en el Bernabéu son molto longos») y vestido con las flechas de Cupido incendió la traca final. En esos once minutos gestó los dos goles y sonsacó una tarjeta a Meunier. El segundo tanto blanco llegó tras percutir dos veces en la banda izquierda y Cristiano, con la rodilla, batiendo a Areola. En el tercero se asoció con Marcelo en una pared que el brasileño no desaprovechó como casi cada vez que pisa el área.

El PSG quiso minimizar el varapalo. A Mbappé le paró Navas -que tuvo trabajo pero sin exceso pero paró todo lo parable-. Neymar cerró el partido mandando un balón alto. En tres semanas, la vuelta. Viajamos con un tesoro de dos goles de ventaja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here