La portería que voló por La Castellana: una historia de película

0
833
Momento en el que los operarios colocaban la nueva portería
Momento en el que los operarios colocaban la nueva portería

El 1 de abril de 1998, el Real Madrid vivió uno de los episodios más cómicos de la historia del club. Ese día se disputaba la ida de la semifinal de la Liga de Campeones entre el conjunto madridista y el Borussia Dortmund. El Santiago Bernabéu acogía un encuentro vital en las aspiraciones de los blancos por llegar a la ansiada final europea.

Todo estaba preparado para asistir al espectáculo brindado por los Raúl, Mijatovic o Karembeu. Los jugadores estaban listos sobre el césped para comenzar el encuentro, el árbitro dispuesto a dar el pitido inicial y la grada llena hasta la bandera. Tal era la emoción que sobrevolaba la hinchada blanca que un grupo de aficionados decidió subirse a la red protectora que estaba detrás de una de las porterías. El peso ejercido por este grupo acabó por derribar la red y con ello arrastró los cables que sujetaban la portería, rompiéndose esta y cayendo desplomada sobre el césped. El lío estaba montado.

El colegiado decidió poner en espera el encuentro ante la mirada atónita de los aficionados. El Real Madrid estaba obligado a contar con una portería de repuesto pero no la tenía. El caos comenzó a recorrer el Santiago Bernabéu. En ese momento, el delegado madridista Agustín Herrerín cogió una moto y se fue directo a la Ciudad Deportiva. Había que conseguir una portería cuanto antes.

Un camión salvó la Séptima

La suerte se alió con el Real Madrid cuando Herrerín llegó a la Ciudad Deportiva. El recinto estaba cerrado y el delegado saltó la valla. En el interior había un hombre con su sobrino que estaban cenando allí porque estaban instalando unos puestos para una feria. El delegado consiguió convencerles de que con el camión que tenían allí rompieran la entrada al campo de entrenamiento, montaran la portería y se la llevaran al Santiago Bernabéu.

Más de una hora tuvieron que esperar los jugadores para comenzar el encuentro. El colegiado podía haber suspendido el partido o incluso haber declarado al Real Madrid perdedor por 0-3, ya que el club estaba obligado a tener una portería de repuesto, pero finalmente todo quedó en una multa de más de 600.000 euros.

El partido

El encuentro se reanudaría tras la instalación de esta portería de entrenamiento y la suerte volvería a aliarse con el Real Madrid, ya que los locales vencieron por 2 a 0 ante el vigente campeón de la competición, el Borussia Dortmund. Morientes en el 25’ y Karembeu en el 67’ anotaron para los blancos, logrando una ventaja importante para el partido de vuelta. En el Westfalenstadion el marcador fue de 0-0, por lo que el Real Madrid pasó a la final, y se enfrentaría a la Juventus de Turín. La ansiada Séptima llegaría con el tanto de Mijatovic, poniendo fin a una racha de 32 años sin lograr el título en la máxima competición europea.

Esa misma temporada, el Real Madrid no tuvo, sin embargo, la misma suerte en competición doméstica. En la Liga de la campaña 1997/98, el conjunto blanco solo pudo terminar en cuarta posición, quedando el Barcelona al frente de la clasificación. En Copa del Rey no pudo pasar de los octavos de final, al caer derrotado ante el Deportivo Alavés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here