Un soberbio Keylor frena al Bayern y lleva al Real Madrid a Kiev

0
292

Cuarta final en cinco años. El Real Madrid puso rumbo a Kiev con mucho sufrimiento. Con un soberbio y estelar Keylor Navas. Providencial el costarricense. Lewandowski, Tolisso, Alaba y Müller chocaron no pudieron superar al guardameta merengue. Cuatro paradas salvadoras. El tico, tan discutido, decisivo en que los blancos se metiesen en la finalísima. Keylor se reivindicó. 

Un Bayern que los puso de corbata desde el primer minuto hasta el 96. 27 llegadas al área, nueve tiros a portería, pero chocó contra Keylor. Asedio total teutón que se incrementó con el paso de los minutos. Mientras, al Real Madrid le costó buscarle las cosquillas al equipo de Heynckes. No le duraba el balón nada. Apostó por los balones largos. Y no tuvo precisión en el último pase. Cristiano Ronaldo no marcó, pero se dejó los pulmones y todo. Se desmarcó, presionó. Curró como un poseso para ayudar en defensa. Tuvo en sus botas el 3-1, pero esta vez no marcó. Pero lo dicho, se lo dejó todo. Soberbio.

Los bávaros salieron a por todas desde el pitido inicial. Y a los dos minutos, Kimmich puso el 0-1. El fantasma de la Juventus recorrió las gradas del Bernabéu. Al Madrid le costó entrar en el partido. Y en la primera circulación larga que tuvo, centro medido de Marcelo desde la izquierda, que Benzema cabeceó a la red. El 1-1 indicaba que el partido iba a ser de órdago. Bayern y Real Madrid se veían mejor atacando que defendiendo.

Kovacic y Kroos estaban muy separados. Mientras, Marco Asensio se movía de un lado a otro y a Modric le tocó arrimar el hombro para ayudar a Lucas Vázquez. Alaba y Ribéry se proyectaron por la derecha como dos ciclones. Impresionante y solidario el partido de Modric. Soberbio.

Tras la vuelta del descanso, Benzema no le hizo ascos al regalo de Ulreich. Error garrafal del meta ante una cesión de Tolisso. Dudó en coger el balón que le pasó por debajo del cuerpo. Benzema solo tuvo que empujar la pelota. Doblete de Monsieur. Dos de dos. Primer minuto del segundo tiempo. 2-1 y el pase a la final de Kiev se acercaba y aclaraba. Con espacios, el Real Madrid pudo cerrar el partido. Pero no hubo precisión en el último pase.

Un soberbio Bayern lo intentó hasta el final

El Bayern forzó la máquina y cercó el portal de Keylor Navas. El tico sacó los puños, las manos. El Real Madrid resistía. Varane, Sergio Ramos sacaron el antiaéreo. En el 62, James Rodríguez se encontró con un rechace y alojó el balón en la red. 2-2. El colombiano pidió perdón. Otro gol del Bayern les metía en la final. Y los bávaros lo buscaron.

Zidane movió ficha. Casemiro y Bale entraron por Kovacic y Benzema. Tocó sufrir de lo lindo. El Bayern abrió el juego por su izquierda. Alaba y Ribéry se hartaron de entrar por su carril. Centros al área y sucesión de saques de esquina. Un equipazo. El temor a que el Real Madrid flaquease en las acciones a balón parado comenzó a flotar en el ambiente. Pero nada de nada. Unos colosos. Unos gigantes. Un soberbio Keylor Navas y el resto de la tropa echaron el cerrojo a la portería. Estallido de júbilo tras el pitido de Çakir que alargó el partido un minuto extra de los cinco que decretó. El Real Madrid estará el 26 de mayo en Kiev.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here