23-12-2007: Un Clásico navideño, blanco y Bestial

0
344
Baptista Clasico
@AFP

El Clásico, un 23 de diciembre, jornada 17 de la Liga y último partido del año. No, no hablamos del Real Madrid-Barcelona de este sábado, sino de uno que se jugó justo 10 años atrás, en la temporada 07-08 y que guarda esas similitudes con el que se jugará este fin de semana. Eso sí, en aquella ocasión se disputó en el Camp Nou y a las 21:00 horas (entonces no había horarios tan raros como la una de la tarde). ¿El resultado? Victoria blanca por 0-1.

El equipo merengue estaba entrenado por el alemán Bernd Schuster, con una plantilla muy completa capitaneada por Raúl y con jugadores como Casillas, Cannavaro, Júlio Baptista, Van Nistelrooy o los fichajes de esa campaña, Pepe y Sneijder. La temporada había empezado bien, especialmente en Liga, donde eran líderes aventajando por cuatro puntos a los culés. Una victoria en el Camp Nou podría suponer dar un golpe de autoridad en el campeonato doméstico.

Aquel Clásico se caracterizó por el absoluto dominio blanco durante los noventa minutos, aunque este no se viera muy reflejado en el corto marcador. El Real Madrid tuvo la mayoría de ocasiones y maniató a los azulgranas en el centro del campo. Fue un partido que consagró a los dos recién llegados, que debutaban aquel día frente al eterno rival. Pepe estuvo imperial en la zaga acompañado de Cannavaro y Sneijder destacó como centrocampista creativo con Diarra encargado de las tareas defensivas.

El Santo y la Bestia

Pero el gran protagonista esa noche fue Júlio Baptista. El mediapunta brasileño apodado ‘la Bestia’ resolvió el encuentro a los 35 minutos con una volea dentro del área a pase de Van Nistelrooy. Un gol muy merecido para un Real Madrid que lo había intentado mucho más. También tuvo una actuación destacada Iker Casillas, que despejó todas las ocasiones que la defensa no podía evitar. Un encuentro perfecto en el que todo salió bien y que permitió a los madridistas celebrar una muy feliz Navidad.

Una década ha pasado desde entonces y muchas cosas han cambiado en el Real Madrid. Solo Sergio Ramos y Marcelo permanecen de aquella plantilla y el brasileño ni jugó. Pero sin duda lo más diferente son las circunstancias. Y es que el conjunto blanco necesita ganar, no para sentenciar la Liga, sino para volver a meterse en la pelea por ella. Con 11 puntos debajo de los azulgranas (con un partido menos, eso sí) solo vale la victoria en el Bernabéu, en un Clásico que será la primera final de la Liga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here