Inicio Primera división Barcelona Quique Setién: el fino centrocampista amante del ajedrez que se enfadó con...

Quique Setién: el fino centrocampista amante del ajedrez que se enfadó con Jesús Gil

-

- Advertisement -

Quique Setién ha cumplido el sueño de su vida con su nombramiento como entrenador del Fútbol Club Barcelona. El entrenador cántabro sucedió al destituido Ernesto Valverde y firmará su contrato hasta 2022. En junio de 2018, cuando recibió el premio al mejor entrenador del año que concede la Fundación Johan Cruyff, no se anduvo por las ramas y declaró: “Habría dado un meñique por haber jugado con Johan“. Pero, ¿quién es y, sobre todo, quién fue Quique Setién?

El más fino estilista de la cantera del Racing

Pese a su cuidada apariencia física, Quique Setién ya tiene 61 años; de hecho es el segundo entrenador más mayor en llegar al Barcelona después de Bobby Robson que lo hizo con 63. Nació en Santander el 27 de septiembre de 1958 y siempre ha estado muy ligado a su tierra. Fue, sin duda, uno de los mayores talentos que ha salido nunca de la prolífica cantera cántabra.

Debutó en Primera División con su Racing con solo 19 años y allí disputó ocho temporadas consecutivas, cinco en la máxima categoría y tres más en Segunda. Siempre, salvo la campaña 82-83, que se la perdió completa por lesión, fue titular indiscutible. Era un centrocampista alto, delgado, con toneladas de técnica y talento. Y con cierto olfato goleador, que le hizo concluir, por ejemplo, la temporada 83-84 con 11 tantos en su haber.

Sus líos con Jesús Gil en el Atleti

Sus buenísimas temporadas en el Racing posibilitaron su fichaje por el Atlético de Madrid, donde disputó tres temporadas, las dos primeras a gran nivel y la tercera, mucho más oscura. Hombre de marcado temperamento, tuvo sus más y sus menos con el mítico presidente rojiblanco Jesús Gil. “Es triste lo que está pasando y que lo permitamos“, dijo Setién, ante uno de aquellos habituales ataques de locura que tenía el dirigente atlético cuando le daba por cambiar a un entrenador tras otro. El presidente de Burgo de Osma le declaró la guerra y acabó echándole.

Del Atlético, Setién pasó al Logroñés donde ya con 30 años volvió a jugar a altísimo nivel con aquel equipo en el que compartió equipo con otro histórico, Manu Sarabia, que, por motivos diferentes, volvería a ser importante con el paso de los años. El centrocampista cántabro regreso a su tierra para colgar las botas y jugó en el Racing otras cuatro temporadas, hasta que cumplió los 37 años. 3 partidos en Segunda B con el Levante pusieron fin a una carrera brillante, que también le llevó a la selección española donde fue convocado para 3 encuentros entre noviembre de 1985 y enero de 1986. Fue un miembro más de la espectacular selección española que compitió en el Mundial México 86, pero allí, Miguel Muñoz, el seleccionador, no le dio ningún minuto.

Desde que jugaba se veía que Quique Setién sería entrenador algún día. Y así fue, pero le costó varias temporadas establecerse en un banquillo. Su primera experiencia fue, como no podía ser de otra manera, en su Racing de Santander. Fue en Segunda División en la campaña 2001-2002. Pasó con más pena que gloria por el Polideportivo Ejido y por el Logroñés, hasta que en 2009, ya con 51 años, se hizo cargo del Lugo, en Segunda División B.

Un dia como seleccionador de Guinea Ecuatorial

Sin embargo, antes de llegar al club gallego, Quique Setién vivió uno de los episodios más surrealistas de su carrera deportiva. El ya técnico del Barça fue nombrado seleccionador de Guinea Ecuatorial en medio de las eliminatorias para acudir a la Copa África de 2008, en sustitución del brasileño Antonio Dumas. Pero la experiencia africana de Quique duró solo un partido, aquel que su selección perdió por 3-0 ante Camerún. La poca seriedad que Setién vio en los dirigentes guineanos le hizo abandonar el cargo de inmediato.

En Lugo su nombre como técnico comenzó a sonar. Llevó al equipo a Segunda División y en la categoría de plata todo el mundo sabía que el Lugo jugaba alegre, al ataque y con insultantes porcentajes de posesión, algo nada común por aquel entonces en los campos de Segunda. Sin embargo, le hicieron falta 6 años en el club del Anxo Carro para dar el salto definitivo a Primera División, a donde llegó con 57 años.

Demasiado mayor para debutar en Primera

La Unión Deportiva Las Palmas fue el equipo que se arriesgó a contratar a un técnico ya muy veterano y sin experiencia alguna en la élite. Y la jugada le salió perfecta al equipo insular que, durante las dos temporadas con Setién al mando, destacó por el trato de balón y por el fomento del talento creativo de los jugadores. Hombre, como ya hemos repetido, de temperamento marcado, mantuvo importantes desencuentros con relevantes jugadores del equipo lo que acabó llenando de mal ambiente al equipo canario y con Setién fuera del equipo.

La experiencia más reciente de Quique en los banquillos ha sido en el Betis, equipo al que dirigió en las dos últimas temporadas. Pocos técnicos han sido tan apoyados por sus jugadores y tan discutidos por la afición como Setién en el club de Heliópolis. Para la memoria verdiblanca quedará su portentosa exhibición en el Nou Camp, cuando con el mismo estilo que el Barça, se impuso al equipo de Messi en un inolvidable 3-4. Curiosamente, el último partido que dirigió Setién fue la victoria del Betis en el Bernabéu, 0-2, el pasado mes de mayo.

Su inseparable ayudante, el hijo de Sarabia

Volvamos, por un momento, a los tiempos del Logroñés. Allí, Setién coincidió con Manu Sarabia, que había salido escaldado del Athletic Club después de sus irresolubles desavenencias con Javier Clemente. Aquella relación profesional se convirtió, con el tiempo, en estrecha amistad. De hecho, al Barça Setién llega con su inseparable ayudante, Eder Sarabia, hijo del histórico centrocampista de Gallarta. Esta relación va más allá ya que a Quique le representa Oihane, también de apellido Sarabia, hija de Manu.

Amante y estudioso del ajedrez

Además del fútbol, del que es un verdadero obseso, Quique Setién es un declarado amante del ajedrez. De hecho, en ocasiones ha hablado de la influencia que el juego del tablero puede tener llevado al mundo del fútbol. Jugador desde bien joven, ha cumplido varios de sus sueños al poderse medir con Kasparov, contra el ordenador Deep Blue Junior, o contra Karpov, en su reciente etapa en Sevilla. El mítico excampeón del mundo jugó 10 simultáneas en su última visita a la capital andaluza y Setién fue el que más tiempo aguantó con vida. “Es como cumplir un sueño, me hizo mucha ilusión“, aseguró el ya técnico del Barça.

Ahora, más cerca de su hijo

El fichaje de Quique Setién por el FC Barcelona le hará estar más cerca de su hijo Laro. Mediapunta de 24 años, esta temporada ha fichado por el histórico club barcelonés Sant Andreu, englobado este año en el grupo quinto de la Tercera División.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más Leido

Once ciudades, doce estadios y 603.002 localidades.

0
ESTADIOS. Once ciudades, doce estadios, 603.002 localidades. Rusia lo tiene todo preparado para el pitido inicial del próximo 14 de junio de 2018. Será...