Punto final a un ciclo histórico

El Real Madrid encaja la mayor goleada de su historia en la Champions como local y dice adiós a las tres competiciones en apenas una semana.

El reinado de Europa acabó de la peor manera posible. Humillado, sin ningún tipo de reacción, sin ganas de luchar, sin garra, sin pundonor, justo todo lo que se debe exigir a un equipo que porta el escudo del Real Madrid.

El resultado de la ida fue engañoso. El Ajax no mereció perder y venían al Santiago Bernabéu a demostrar el talento que todos esos jóvenes jugadores tenían en su haber. Y desde luego que lo hicieron. Quizás las dos derrotas anteriores frente al Barcelona pesaron demasiado. Quizás la falta del capitán en el terreno de juego se notó en exceso. Pero excusas fuera, los holandeses doblegaron al campeón de Europa sin pestañear.

Culpables

Es evidente que este naufragio tiene que tener culpables, y no se libra nadie. Primero, el presidente. Florentino Pérez no ha sabido gestionar la marcha de Cristiano Ronaldo. Fichar a un chaval de 18 años y a un delantero que está en la grada en cada partido es inconcebible.

El técnico. Santiago Solari no ha sabido sacar lo mejor de cada jugador en los momentos difíciles. Tampoco ha logrado gestionar la plantilla ni los egos como sí hizo Zidane.

Los jugadores. Hay muchos señalados y casi nadie se salva. La imagen que han dado futbolistas como Casemiro, Kroos o Gareth Bale deja en evidencia el proyecto del club blanco. Punto final a un ciclo histórico en el fútbol mundial en una temporada que ha acabado en el mes de marzo y que va a ser difícil de digerir.

Tras concluir el partido, Carvajal realizó un balance de la situación que atraviesa el Real Madrid y no se cortó ni un pelo: “Llevamos una temporada de mierda”.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

El curioso dato de los jugadores más altos de la NBA

0
Desde los 203 centímetros del pívot de los Toronto Huskies George Nostrand en el primer partido de la historia de la NBA, la altura siempre ha llamado mucho la atención. Muresan y Manute Bol mantienen el récord con sus increíbles 2,31.