Para muchos, el mejor central del mundo: “Con 20 años estuve a punto de morir, firmé mi testamento”

Virgil van Dijk es uno de los mejores centrales del mundo, si no el mejor en estos momentos. Tanto es así, que en 2019, tras ganar el Premio Best Player en Europa, se hablaba muy seriamente de que acabaría quitándole el Balón de Oro al mismísimo Leo Messi.

No obstante, Van Dijk podría no ser el que es hoy, o simplemente no ser -como él mismo afirma-, si no hubiese superado una grave enfermedad con 20 años. “Aún recuerdo estar tumbado en aquella cama. Lo único que podía ver era un montón de tubos saliendo de mí, mi cuerpo estaba destrozado y no podía hacer nada. En ese momento se te vienen a la cabeza los peores escenarios”, ha recordado el holandés en una entrevista en el Daily Mail. El central sufrió una apendicitis que derivó en peritonitis e infección renal.

Esas duras semanas en el hospital llevaron al jugador del Liverpool -debido a la gran incertidumbre- a incluso firmar su testamento. “Mi vida estaba en peligro, mi madre y yo rezamos y discutimos sobre las diferentes opciones. En algún momento, tuve que firmar unos papeles, era una especie de testamento. Si me moría, se acordaba que una parte de mi dinero iría a mi madre. Claro que nadie quiere hablar de eso, pero había que hacerlo. Estuve 13 días en el hospital. Todo pudo haber acabado”, ha contado.

Por suerte, van Dijk superó la enfermedad, salió reforzado y pudo seguir creciendo como jugador. Tras este susto, el holandés fue a parar al Celtic de Glasgow y más tarde al Southampton, donde explotó. El segundo central más caro de la historia -casi 85 millones de euros pagaron los Reds– es hoy uno de los líderes del Liverpool de Klopp -vigente campeón de Europa- y un referente en su selección. En definitiva, uno de los grandes de nuestro fútbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

4 consejos para afrontar mejor el calor del verano en el...

0
No es el verano la estación del año más aconsejable para ir al gimnasio, pero con algunas pautas sí que podemos mantener una cierta rutina para seguir fortaleciendo nuestro cuerpo.