Inicio En portada Vardy o el pendenciero que hizo del gol su profesión

Vardy o el pendenciero que hizo del gol su profesión

Jamie Vardy es el goleador del Leicester City, condición que le dio la oportunidad de debutar con la selección inglesa. A sus 30 años, Vardy atraviesa por uno de sus mejores momentos de su carrera. Una carrera profesional para nada sencilla. Desilusiones, alcohol, peleas, libertad condicional… pero goles, muchos goles. Una vida propia de un guión de película para un delantero que se ha hecho a sí mismo. Para bien y para mal. Vardy o la historia de un goleador irrepetible. Un atacante que tendrán que vigilar de cerca los hombres del Cholo Simeone.

A los 16 años militaba en las categorías inferiores del Sheffield Wednesday. Marcaba goles pero el club de Yorkshire decidió rescindir su contrato por bajito. Una enorme decepción que desembocó en el camino equivocado. Peleas, pubs, alcohol y alguna que otra detención. Siguió jugando en el Stocksbridge Park Steels, club de la octava división inglesa. Pero lo hacía bajo libertad condicional debido a sus problemas con la justicia. Podía jugar los partidos de casa, pero no por la noche a mitad de semana. Y en los partidos a domicilio sólo podía desplazarse 80 kilómetros pero tenía que ser sustituido a las cuatro y cuarto para que sus padres se lo llevaran rápidamente a casa. Se le solía ver salir a toda prisa de los campos, incluso saltando vallas, y meterse en el coche de su padre.

 

Vardy o el rápido acenso a la élite mundial

En 2010-11 se marcha al Halifax -séptima división- y sigue haciendo goles. Al inicio de la siguiente campaña es fichado por el Fleetwood Park, un club de la quinta división que llega a pagar 150.000 libras por el traspaso. Y el 17 de mayo de 2012 se produce el gran salto en la carrera del ariete. El Leicester City, entonces en la segunda división, decide abonar un millón de libras para hacerse con sus goles. Vardy o la recompensa a una dura carrera.

Y en el Leicester conoció la gloria. Le costó adaptarse al club y la categoría, pero en su segunda campaña (13-14) fue vital para el ascenso a la Premier. Y 365 días después, bajo las órdenes de Claudio Ranieri, se proclama campeón de la liga inglesa. Anotó 24 goles y fue nombrado como el mejor futbolista del año. Conoció la gloria, pero volvió a tener tentaciones en su periodo de adaptación. Así lo relató Aiyawatt Srivaddhanaprabha, dueño tailandés del Leicester. “Llegaba borracho cada día. Hablé con él y le dije: ¿deseas poner fin a tu carrera?, ¿quieres seguir así? He invertido mucho dinero en ti. ¿Me vas a dar algo a cambio?” Y vamos que si le dio algo… Tanto, que ganó la Premier y debutó en la selección inglesa, con la que ya ha marcado seis goles. Vardy o la increíble historia de un profesional del fútbol.

 

Los puñetazos en el choque contra el Sevilla

Y en la 2016-17 llegó su debut en la Champions League. El conjunto inglés se plantó en los cuartos de final tras salir airoso en la fase de grupos y eliminar al Sevilla en los octavos. Vardy anotó el gol en el Sánchez Pizjuán que allanaba el camino al Leicester. El cuadro de Sampaoli ganaba 2-0, había perdonado varias ocasiones y ahí apareció el goleador inglés. Puso el 2-1 que le daba mucha vida al Leicester para el partido de vuelta. Los ‘zorros’ ganaron 2-0 en el King Power Stadium. Vardy no marcó, pero dejó unas imágenes que no pasaron inadvertidas. Falló una clara ocasión y comenzó a darse puñetazos en la cara. ¿Recordando sus épocas de trifulcas en los pubs de Sheffield? También tiró de picaresca para expulsar a Nasri. Vardy o el irreductible goleador del Leicester.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS