Inicio En portada Torres cambió el cuento del Atlético ninini

Torres cambió el cuento del Atlético ninini

Érase un equipo ninini vacío de ímpetu y conocimiento, ni en defensa ni en ataque ni en la mitad del terreno. Inútil en cualquier faceta, ni juego ni goles ni agresividad (el 88% de la afición lo confirma). Este equipo saltó al campo desprovisto de capacidades para afrontar una durísima contienda contra magos (Messi), vampiros (Luis Suárez), gigantes (Piqué), elfos (Jordi Alba) y otras especies feroces, que rodearon su casa con las peores intenciones, como pronto demostraron.

A los 6′ minutos, de hecho, su “jefecito” Mascherano le birló vilmente el balón al principesco Griezzman, para entregárselo a su voraz depredador, quien, aunque estaba muy lejos, corrió por la alfombra tendida entre los centrales con un autopase que merecía, por descarado, la inmediata reprimenda de algún sutil hachazo. Pero… Godín confió en Savic, súbita estatua de sal, y al momento se hizo tarde para atrapar ni siquiera por las orejas a Luis Suárez, que llegó libre de cargas hasta la media luna del área, justo adonde el portero debería haber frenado su carrera… pero Moyá, bajo el tejado del larguero, tampoco supo adivinar la escaramuza. 0-1, con un toquecito cruzado, en magnífica jugada personal.

Sonaron campanas de réquiem con ese gol. Y más ninini: ni orden ni intensidad ni ideas. Hasta el 32′, apenas una insulsa llegada de Saúl que Piqué envía a córner cuando iba a rematar Yannick Carrasco (18′).

En el 24′ Neymar desperdicia una ocasión, en el 27’otra, también dentro del área, pero tampoco el Barça proponía demasiadas alternativas, salvo por las ráfagas de Messi, marcando, una vez más, la diferencia (el 63% de la hinchada así lo cree). El astro argentino se bifurcaba como instrumentista y director de orquesta, también con la varita del lesionado Iniesta, en cada una de sus relampagueantes apariciones.

Y en esto que llega el segundo tiempo y el cuento cambia con la salida de Fernando Torres, que debió ser titular (63% de la afición vota que sí). El Niño ocupa su puesto natural de ariete y se dibuja otro equipo, retrasando algo a Griezzman y con Juanfran de “2”, en lugar del sustituido Vrsaljko, que anoche solo sirvió de estorbo en el carril.

En el 49´Gabi recibe cerca del punto de penalti un certero taconazo de Fernando Torres, en espléndida pared. Ya en el 50′ “el Niño” se interna en el área entre dos defensores rivales, con mucho peligro. Y en el 51′ Godín está a punto de llegar a un remate cercano, con el pie. El equipo ninini se quitó ese lastre de encima.

 

El gol de Griezmann abre la eliminatoria

En el 58′, Griezzman culmina una pluscuamperfecta jugada de pizarra: balón colgado por Gabi sobre Godín que bombea de cabeza en el área pequeña para que Griezzman, con otro testarazo, envíe a la red el gol que abre la interrogación en la eliminatoria (el 100% cree que esto no está resuelto).

Queda media hora de acoso: en el 62′, Koke y Filipe hilvanan una jugada prodigiosa que Griezzman a bocajarro estrella contra el pecho del desconcertado Cillessen, quien se la encuentra, frustrando un gol cantado, en el 66′ otra vez Gabi inicia la acometida filtrando una sensacional vaselina sobre Fernando Torres que cuelga desde la línea de fondo para que Carrasco remate, alto, de chilena; en el 70′ nadie acude a prometedor envío raso de Filipe…

Para entonces, Messi y su séquito ya habían desaparecido; solo subsistían fosforescentes fantasmas de color verde pistacho.

Lo único, un mortífero libre directo de Leo Messi, que Moyá salva a un palmo de la escuadra. Monumental parada. El guardameta del Atlético ya había resuelto con maestría en el 60´un buen disparo de André Gomes.

Espejismos, nada más, porque el que manda y se impone es el Atlético, amparado, sobre todo, en la presión sobre la zaga del Barça.

El último arreón

Minuto 80: roba Koke, centra Griezzman y Gameiro intenta una chilena, que se va. En el 81′ Fernando Torres desvía de mañosa espuela al segundo palo un centro de Filipe Luis.

Sin duda, por la acumulación de ocasiones y buen juego, el Atleti merecía el empate (100% de la afición así lo considera).

Cinco más, todavía, casi seguidas, durante el último asalto: en el 84′ Gabi (sin duda, el mejor del equipo) roba a Mascherano en la media luna y el disparo de Fernando Torres, batido el portero, pasa junto a la cepa del poste. En el 87′ el árbitro obstruye a Koke, malogrando la ocasión, que finaliza Filipe Luis. Minuto 88′, Griezzman dispara cerca del palo de Cillessen. En el 89′ Gameiro cruza demasiado tras rechazar de puño el portero, malgastando la enésima ocasión. Y en el 91′ casi se repite el gol, pero esta vez Fernando Torres no llega al servicio de Godín… El ninini pasó de gatito sin uñas a asustar al mismísimo Barça, y gracias al empuje de Torres (con la inestimable ayuda de Gabi).

Y ahí acaba el cuento, por ahora.

La próxima semana: el final, ¿feliz?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS