Inicio En portada El rodillo Atlético saca los colores al Sevilla

El rodillo Atlético saca los colores al Sevilla

Contundente triunfo del rodillo Atlético frente a un Sevilla sin colores especiales ni ritmo de juego ni fondo físico y mermado anímicamente tras su reciente descalabro ante el Leicester City. El temible Sevilla de Sampaoli resultó en la práctica un equipo apático y lento, que acusó en exceso el desgaste de su exigente temporada y terminó decepcionando en el Vicente Calderón (el 68% de los espectadores no esperaban un equipo tan flojo).

Como premio, un 3-1 que favorece, y mucho, el acecho a la tercera plaza en la tabla, puesto que no solo estrecha la distancia hasta los 2 puntos, sino que otorga ventaja en el gol-average particular, que en caso de igualdad de puntos determinará qué equipo elude la insidiosa fase previa en la próxima Champions League (lo cual resulta muy importante, según el 89% de la afición atlética). Se ha abierto brecha, además, con respecto a la quinta posición, que ocupan ex aequo Real Sociedad y Villareal, ahora a 7 puntos.

Desde muy pronto, el Atlético evidenció que el plan consistía en arrollar a su desaborido rival, en teoría fortificado con tres centrales y el lateral Escudero incrustado como stopper. El rodillo había llegado para arrasar. Sin embargo, no hubo color. Ni especial ni ningún otro. Ni antes ni después del primer gol, que a balón parado se apuntó Godín (36´ ) en uno de sus saltos a la antigua usanza, imponiendo las palmarias virtudes de la aviación futbolística atlética.

Ya en el 12´, Gameiro había culminado una contra suya en combinación con Carrasco picando una vertiginosa vaselina que, superado Sergio Rico, terminó estrellándose en el larguero. Todavía en el 43´, Griezmann, también de cabeza, remató sin oposición, demasiado alto.

Y tras el descanso, se intensificó el dominio, con idéntica presión y multiplicando las ocasiones, que en el impecable primer tiempo fueron tres, contando el gol. Hasta cinco se registraron en el segundo tramo, al margen de los dos goles, en el que ha sido, sin duda, uno de los mejores partidos de la temporada. En su media hora, el aclamado Fernando Torres (que salió por Gameiro) tuvo varias. Una (80´) cuando la rompe dentro del área, y libre de marca, pero tira al muñeco. Otra, que filtra Filipe Luis (enorme toda la tarde) y frustra Rico, rechazando la picadita que de haberse arrojado a los pies habría servido… pero el sevillano, en pie y firme, no se vence.

Carrasco, uno de los destacados, marró dos disparos (48´y 49´) malogrando un par de prometedoras aproximaciones y, ya con el partido resuelto, su sustituto, Gaitán, sirvió otra a Koke (88´) que el vallecano, esta vez, no culminó. En el 66´, la bola de Griezmann se pasea sin prisa por la línea de gol sin hallar rematador. Y en el 57´ se le va otra a Gameiro que controla mal cuando Carrasco le había puesto en ventaja para elegir remate junto al punto de penalti. El 70% de nuestros encuestados opina que, todavía, nos falta gol.

Al margen de los goles, la mejor jugada del partido, la más plástica, surge de una eléctrica combinación vertical al primer toque (50´), que filtran Gabi, Koke y Gameiro para Griezmann, quien deja de tacón a Koke y se interna (pasa-y-se va) mientras el de Vallecas cede a Gameiro, y el ariete entrega al hueco donde aparece de nuevo el catalizador de la espléndida jugada, Griezmann, ya frente a Rico. El portero del Sevilla solo puede salir para cerrar la puerta, pero tapa bien y el tiro, por un palmo, no entra.

 

Griezmann marcó un monumental gol de libre directo

En el 59´ comienza a gestarse el verdadero momento culmen del encuentro, cuando Gameiro propicia la falta que derivaría en el monumental golazo de libre directo. KG21 había salido en estampida, sorteando rivales por velocidad. Probablemente la suerte en la que más destaca el pequeño rodillo francés. El zurdazo de Griezmann astilla el larguero junto a la escuadra y bota dentro. Prodigioso lanzamiento (el 75% afirma que no se puede tirar mejor).

En el 76´, el 3-0, que nace de una recuperación de Torres en campo propio y una carrera de Griezmann hasta el balcón del área, desde donde cede a Carrasco, y éste a Juanfran, que le había doblado, para centrar desde la línea de fondo con destino a Torres; cuando Rico rechaza se le queda a placer a Koke, que golea a puerta vacía.

Del Sevilla, muy poco. Apenas el gol (84´) de Correa, que se va de Savic (¿os suena?); y un remate de espuela (50´) de Sarabia, que atenazó sin problemas Oblak.

Lo cierto es que Simeone se impuso a su colega Sampaoli y el Atlético borró del mapa al descolorido Sevilla en un completísimo partido del conjunto, con todas las cualidades que se le exigen: intensidad, precisión, velocidad… Una tarde que da para soñar con grandes gestas. El 100% de la afición no duda, de hecho, que jugando así seguro que nos plantamos en la próxima semifinal de Champions.  Y, cualquiera que sea, que tiemble el rival. El rodillo Atlético ha vuelto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS