Inicio Equipo Pitar o no pitar a Griezmann... He ahí la cuestión

Pitar o no pitar a Griezmann… He ahí la cuestión

Es una cuestión de Estado entre la parroquia colchonera. El comportamiento del ‘Principito’ este verano ha sido objeto de un debate abierto. Ha dejado una pregunta abierta. ¿Pitar o no pitar a Griezmann en el primer partido en casa? He ahí la cuestión. Es lo que medita, cavila, piensa cada aficionado rojiblanco de cara al próximo sábado. Hacerlo en el primer balón que toque. Tampoco es cuestión de alargarlo. Justo en la inauguración del Wanda Metropolitano. Ante el Málaga. Un día de fiesta que puede verse empañado con esta posible reacción del respetable hacia el futbolista franquicia de la entidad.

Hay un sector de la afición que se siente dolida por el comportamiento de Griezmann. Su intención de dejar el Atlético para fichar por el Manchester United. Más que por el fondo por las formas. Tiraba la piedra y escondía la mano. Así estuvo varias semanas. La cuestión sobre su salida se cerró tras conocerse la sanción de la FIFA. Luego, llegó la mejora de su contrato. Algo que tampoco se entendió al haber tenido una revisión de su compromiso un año antes.

La afición es soberana. Si decide pitar a Griezmann es respetable. Como tampoco no hacerlo. Hay bases y fundamentos para tomar una decisión u otra.

Cuestión para pitar a Griezmann

Es entendible que la afición piense que Griezmann ha utilizado y jugado con el Atlético este verano. Para algunos ha sacado su faceta de mercenario. Tan pronto abría la puerta como la cerraba.  Lo curioso del asunto es que empezó con ello en una televisión de su país el día posterior a la emotiva despedida del Vicente Calderón. Para muchos jugó a dos bandas. Con sus declaraciones no se sabía si se quería quedar o irse. Aunque en el fondo, su idea era marcharse. Luego, los acontecimientos hicieron cambiar su plan.

Luego llegó su mejora de contrato y su posterior declaración de intenciones. “No me puedo ir ahora del Atlético. Jugaré este año”. De nuevo, dejó la incertidumbre de su futuro. Se ha filtrado que podría haber llegado a un acuerdo con el Atlético para salir en 2018. Un movimiento que ha sucedido en más de una ocasión en el Atlético. Por ejemplo, en su día con el Kun Agüero.

Con todo, no es descabellado que Griezmann reciba pitos por su comportamiento. Pero tampoco es cuestión cebarse con él. Un par de veces. Con los primeros balones que toque. Eso es lo que debe percibir. El toque de la afición. Que por mucho que sea la estrella del equipo el club está por encima de él. Un futbolista se debe al club.

Cuestión para no pitar a Griezmann

Pongámonos en la posición de que hubiese sido cierto que Griezmann quiso irse. Finalmente, no lo hizo. No dejó tirado al Atlético. En un momento delicado. Por la prohibición de la FIFA al no permitir la llegada de fichajes. Un gesto que le honra. Que de alguna manera es entendible que se viera recompensado con una mejora en su contrato. El fútbol es un negocio. Cuestión de supervivencia. Mejor tener a un gran jugador en tus filas que perderlo. Aunque también, verlo desde el otro prisma. Ser prácticos. Si Griezmann se hubiese ido el Atlético habría ingresado 100 millones de euros. Que no es moco de pavo. El ‘pero’ era que no se podía destinar esa pasta en fichajes por la sanción de la FIFA.

Aunque el fútbol ha perdido romanticismo, pitar a un futbolista de tu equipo suena a traición. A tirar piedras contra tu propio tejado. Un futbolista es patrimonio del club. Y con él se siente identificado la afición. Cierto que hay casos de mayor complicidad que con otros. Está claro que hay ciertos límites de tolerancia ante determinadas situaciones. La cuestión es remar todos en la misma dirección. La afición aportando su granito de arena desde la grada. Darle ese aire y empujón con sus ánimos.

Con todo, la afición es soberana. Pitar o no pitar a Griezmann… He ahí el dilema.

 

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS