Inicio En portada Lo del Atleti con los penaltis es mala suerte

Lo del Atleti con los penaltis es mala suerte

Lo del Atlético con los penaltis es un expediente X en toda regla. Obviamente los números están ahí: ocho fallados de los últimos once. ¿Los tira mal el Atlético? Sí y no. Se puede decir, tras ver los últimos lanzamientos, simplemente que la suerte no está de nuestro lado.

Se puede ver el vaso lleno o se puede ver vacío. Lo que está claro es que falta menos para acabar con la racha negativa que lleva el Atlético con los penaltis. Ningún equipo o jugador está libre de tener una época negativa desde el punto fatídico. Sólo hace falta darse un garbeo por Internet para encontrar que hasta los más grandes de ayer y hoy han tenido rachas nefastas. Maradona, Messi, Cristiano Ronaldo, todos vivieron una mala racha desde el punto fatídico. Sin ir más lejos, el Barcelona falló 8 de los 19 penaltis de los que disfrutó en la pasada Liga. El mismísimo Maradona llegó a errar cinco penas máximas consecutivas. Como anécdota, diremos que de los nueve primeros penaltis de la historia de la Liga se fallaron ocho.

Centrémonos en el Atlético, que es lo que importa. Lamentablemente lideramos el ranking de penaltis fallados en la historia de la Liga. Ya van 129 de 445. Si lo acotamos a la etapa del Cholo Simeone vemos que se han errado 13 de los 47 que ha lanzado el equipo (27,6% de fallos) en el tiempo reglamentario. Un estudio de CIHEFE revela que en la Liga se fallan la cuarta parte de las penas máximas. Como se ve estamos ligeramente por encima.

En cambio, contrasta con que tenemos un porcentaje menor, el 17,6% de fallos en las tres últimas tandas de penaltis (ante Bayer Leverkusen, PSV y Real Madrid) donde se marcaron 14 de los 17 lanzados. Eso sí, históricamente no se nos da tampoco bien las tandas. En Copa hemos caído en seis de las nueve y en Europa en tres de cinco. Total, 9 eliminaciones en 14 tandas. Algo positivo es comprobar que desde el quinto que anotó Torres para clasificarnos ante el Leverkusen, los rojiblancos lanzaron 12 sin fallo (el de Torres, los 8 ante el PSV y los tres antes del maldito fallo de Juanfran en la final de la Champions).

 

Cuatro de once al larguero

Los números están ahí, pero hay que ver los últimos fallos uno por uno. Vemos que ninguno de los ocho errores de los últimos 11 lanzamientos fue por mandar el balón fuera (y ninguno de los 28 si contamos las dos últimas tandas), lo que hasta cierto punto es positivo.

Ya entre los tres palos cuatro fueron detenidos por los porteros. Diego Alves, el mejor parapenaltis de la historia, paró magistralmente dos bien lanzados por Griezmann y Gabi. Los otros dos fallos corresponden a los tirados por el centro. Neuer se lo paró a Torres e Iago Herrerín hizo lo propio ante Griezmann. El del francés cambió de estrategia, pero el arquero no se venció. No se puede decir lo mismo en el detenido por el muniqués, adivinó la intención del Niño que lo tiró un poquitín a la derecha del bávaro.

Lo que llama la atención son los palos, en concreto el travesaño. Este rechazó cuatro: el de la final de la Champions, el de este año ante el Bayern, el de Gameiro del otro día en Copa y el de Torres ante el Celta (tiene narices que sea el único que se ha estrellado contra el larguero de los 74 que se han lanzado en Primera este año mientras el Atlético lleva 4 de 11). Además, hay que recordar que en la fatídica tanda de penaltis de Milán fue la cepa del poste la que repelió el de Juanfran.

 

Lo importante es lanzarlos bien

Hay estudios que revelan que últimamente se fallan más penaltis (en Primera este año el 28,3%). La culpa es de la tecnología y la reglamentación. La primera es responsable de que los porteros, a través de videos y demás, estudien más a los rivales, sepan cuál es el golpeo preferido y jueguen con las probabilidades de tirarse a un lado, a otro o quedarse parados. Luego está el hecho de que el meta pueda moverse sobre la línea, lo que implica una mayor presión para el lanzador.

Por ejemplo, en la tanda ante el PSV sólo dos (Griezmann y Giménez) de los rojiblancos engañaron al meta al tirárselo al lado contrario. Incluso se puede decir que también engañó al meta Koke, que fue por el centro mientras el holandés se tiraba a un lado. Los de Gabi, Saúl, Torres, Filipe Luis y Juanfran  fueron adivinados y algunos hasta punteados por Zoet. En la final de la Champions, al contrario, Griezmann, Gabi y Saúl convirtieron los suyos de una manera limpia, con Navas tirándose a su izquierda.

En definitiva, que lo mejor es olvidarse de rachas y estadísticas, que un día se romperán. Lo importante es que por lo general la inmensa mayoría están bien lanzados, fuertes y ajustados. De la misma manera que ahora se fallan, llegará el día que lo mismo se encadenan varios sin yerro. Es duro, pero es así. La línea entre mandar un panenka mánsamente a las manos del portero o convertirlo es muy fina, tanto como el par de centímetros de estrellarlo contra el palo o que entre.

5 Comentarios

  1. Como puse en otra ocasión, es cuestión de elegir a tres jugadores con buen golpeo de balón y que sean tranquilos en situaciones de máxima presión; y después de todos los entrenamientos, a patear 10 penaltis cada uno. Lo que no podemos es seguir perdiendo puntos o copas por esos fallos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS