Inicio Sin categoría La Peña Colchoneros de Viladecans saca pecho en Barcelona

La Peña Colchoneros de Viladecans saca pecho en Barcelona

Antonio de la Torre, presidente de la Peña Colchoneros de Viladecans, nos relata cómo vivieron el Barça-Atlético de Liga. Pese a la derrota los 40 entusiastas rojiblancos sacaron pecho por la actitud y compromiso de los hombres de Simeone.

Como todos los partidos de nuestro Atleti nos reunimos en el Restaurante Groc en Viladecans. 40 integrantes de la peña frente a la gran pantalla que tenemos y a otro televisor más pequeño. No escatimamos en medios para ver a nuestro Atleti. Antes del inicio del partido todo optimismo. Banderas, bufandas. Toda la parafernalia preparada. Gritos de ánimo a nuestro Atleti aprovechando el primer plano que nos ofreció la realización del canal. ‘A por ellos’, ‘Vamos que ganamos’, gritos de aliento.

Como soy el presidente de los Colchoneros de Viladecans me toca hacer un poco de relaciones públicas y de esto. Estaba departiendo con un peñista y de espaldas al televisor cuando escuché un grito conjunto atronador: ‘GOOOOOL’. Me giré y vi el abrazo a Koke. Tuve que esperar a la repetición para ver el gol. Lo celebré a posteriori, pero con el mismo ímpetu que como lo habían hecho los demás. El partido se ponía como nos gusta. Por delante y ahora le tocaba al Barça irse descaradamente al ataque y eso nos podía dar oportunidades para sorprenderles a la contra. Pero este Barça es el mejor equipo del mundo por esos tres jugadores que tiene en su delantera. En cualquier te la pueden liar. Y lo hicieron. Primero, con el gol de Messi. Nos vinimos un poco abajo y minutos después con el 2-1 de Luis Suárez un poco más.

Pena-Atletica-Colchoneros de Viladecans.jpg
Los miembros de la Peña Colchoneros de Viladecans asisten al partido en el restaurante Groc.

La roja a Filipe Luis, rigurosa para Colchoneros de Viladecans

En ningún momento se nos pasó por la cabeza el fantasma de la goleada. Que llegue el descanso. El Cholo les pondrá las pilas para la segunda parte era el comentario generalizado en la peña, pero llegó la expulsión de Filipe Luis. A todos nos pareció rigurosa. Cierto que Filipe entró con todo y con una plancha, pero su intención no fue la de hacer daño. Le sacaron la roja por haberle hecho la entrada a Messi. Si se la llega a hacer a otro futbolista no se la hubiera mostrado. Lo justo, amarilla. Y mucho más por la importancia del partido. Dos equipos que llegaban empatados a puntos y que se jugaban el liderato. No fue justo que se dejase aun equipo con uno menos en esa tesitura.

Con uno menos, el equipo dio la cara. Llegó la ocasión de Griezmann. Una pena. Tuvimos cerca el empate. Seguimos yendo para arriba. El Barça no atacaba. Se limitaba a defenderse. Jugábamos en su campo. Llegó la segunda amarilla de Godín y bajonazo generalizado. Pese a jugar con dos menos el equipo siguió peleando y ellos no eran capaces de meter el gol de la tranquilidad Cuando Oblak subió a rematar la falta en el minuto 90 todos le jaleamos. Quisimos empujarle para que rematase. ‘Mira que si hacemos la histórica y les empatamos’ se escuchó.

Lo justo hubiese sido un empate. Perdimos el partido y puede que nuestras aspiraciones en la Liga. Quizás quedemos terceros, pero seguimos vivos en la Champions. Podemos soñar. Venga lo que venga será un premio. Lo que tenemos palpable es que contamos con un equipazo que tiene un compromiso y una lucha a prueba de todo. Que ha sido capaz de equipararse a Barça y Real Madrid. Les hemos dado guerra. Nos sentimos identificados con ellos. Un espíritu que les hace luchar por los sueños. Como todos los que tenemos cada uno en la vida.

El lunes, a la vuelta al trabajo los miembros de Peña Colchoneros de Viladecans tuvimos que soportar comentarios ofensivos de los culés. Nos tacharon de leñeros, criminales. El Barça también repartió de lo lindo en el transcurso del partido. Los atléticos nos sentimos orgullosos de nuestro equipo. Presumimos de colores. Con nueve lucharon hasta el final. El Barça no nos superó con esa llamativa inferioridad e incluso pidieron la hora de una manera desesperada. Hasta que el árbitro no pitó no respiraron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS