Inicio En portada "Papá, gracias por hacerme del Atleti" (II)

"Papá, gracias por hacerme del Atleti" (II)

“Papá, gracias por hacerme del Atleti”. Segunda entrega. Se acerca el Día del Padre. Desde Latidoalatido.com queremos seguir homenajeando a los papás que inculcaron el sentimiento rojiblanco a sus vástagos. Una herencia que sigue muy viva. Para ellos, nuestro más sentido respeto y admiración. Hemos recogido una serie de testimonios. En concreto, cuatro. Muy humanos y emotivos.

 

El papá que no pudo ver con su hijo un partido en el Calderón

“El pasado 3 de febrero pude por fin acudir a un partido en el Vicente Calderón. Era un asignatura que tenía pendiente. Debía haberlo hecho con mi padre, pero no pude. Lamentablemente, falleció cuando yo era muy joven. Él viajó varias veces con mis dos hermanas desde Palma. ‘Al pequeño no te lo lleves’ le decía mi madre. Mi padre se llamaba Gabriel Salvá Peña. No paraba de hablarnos del Atleti. A mí y a mis dos hermanas, aunque una de ellas se hizo del Barça. ‘Ser del Atleti es muy grande. No importa que seamos sufridores’ nos decía constantemente”.

Mi padre trabajó en el Hospital Son Dureta. Tenía unos compañeros que eran del Barça y del Madrid. Todos los lunes le daban caña. Estaba con ellos a la gresca.

Lamentablemente, enfermó, y en cuestión de un mes, falleció. Estando en el velatorio aparecieron sus compañeros. Nos dieron el pésame. Al día siguiente cuando íbamos a enterrarle, uno de ellos se acercó a mí y me dijo que querían tener un detalle con mi padre. Tuvimos que atrasar el entierro con la excusa de que faltaba por llegar un familiar. Entonces, dos de sus compañeros se fueron rápidamente en moto para comprar en un tenderete, cerca de la Rambla de Palma de Mallorca, una bufanda del Atleti.

Minutos después aparecieron en el cementerio a toda velocidad en la moto. Tuvimos que abrir el féretro y colocamos la bufanda a mi padre. Sus compañeros tuvieron un detalle muy bonito con él”

Tolo Salvá, presidente de la Peña Atlética Es Raiguer de Inca

 

Un papá que estrechó lazos con su hijo a través del Atlético

“Maximiano, así se llamaba mi padre. Trabajó en Stándar Electric. Apenas le veía durante la semana. Era un currante nato. Cuando llegaba a casa yo estaba durmiendo. Horarios cambiados durante toda la semana. El domingo era una excepción. Ese día no trabajaba.  Para que tuviésemos una afición en común y pudiéramos estar juntos me empezó a llevar al fútbol. Compartimos muchas tardes en el Vicente Calderón. Yo tenía 7 años. Recuerdo con cariño el trayecto desde Carabanchel al estadio. Aquellos partidos memorables con Adelardo, Luis, Gárate, Irureta, Melo, Rodri, Ovejero, Alberto y compañía. Ganamos aquella Liga. El Atlético nos unió más”.

También me acuerdo que iba al estadio para que todos los jugadores le firmasen aquellos posters que eran muy típicos por aquella época. Una reliquia que guardé como un gran tesoro. Mi padre sacaba tiempo para que mis ídolos lo firmasen”.

Alfonso Hernández (presidente de la Peña Atlética Mauri de Valdemoro)

 

papa-gracias-hacerme-atletico

 

El papá madridista que hizo atlético a su hijo

“Cuando yo tenía 7 años fui al Corte Inglés a comprarme una camiseta de fútbol. Todo hacía indicar que sería la del Real Madrid, pues mi padre era seguidor merengue. Por respeto. Para que se sintiese orgulloso de su hijo.  Uno estaba resignado a hacerlo. Entonces, cual fue mi sorpresa que cuando tuvimos delante la camiseta del Madrid me dijo que cogiera la del Atlético. ‘La del Madrid es muy simple’ me confesó. Ni lo dudé. Cogí la rojiblanca y desde entonces ha sido mi camiseta. Con ella me he sentido muy identificado. Así fui como me hice del Atlético, gracias a un papá madridista.” 

José Juan Cañadas, presidente Peña Atlética Iniestense

Esperando ponerse una camiseta con el nombre de su papá

“No podría comentar una sola anécdota con mi padre, ya que desde que nací tuve la gran suerte que mi hiciera del Atleti. Claro no podía ser de otro modo, ya que mi abuelo Leónides Polo Garcia, fue trabajador del Atleti en el Metropolitano.

El primer partido que recuerdo fue un Atlético de Madrid-Celta. En 1976. Tenía 8 años. Me acuerdo aún de los nervios que pasé hasta llegar la hora de irnos. No hacía más que decir ‘nos vamos papá, nos vamos’. El se reía.  Me decía que quedaban cuatro horas todavía.

El mejor recuerdo que tengo de un partido con mi padre fue la final de Copa que ganamos al Madrid en el Bernabéu 2-0. Goles de Futre y Schuster. Lo vimos con unos amigos. Lo que disfrutamos. La vuelta a casa fue inolvidable. Siempre me hablaba de Vavá, Ramiro, Escudero, Mendonça (las veces que me comentó que le vio salir del Metropolitano a hombros) , Luis, Ufarte. Pero ese día me dijo que había disfrutado como nunca por ver el partido a mi lado y ganar al Madrid.

También hubo momentos desagradables.  La final de Lyon contra el Dinamo de Kiev. El viaje empezó mal. 1 de mayo y el autocar llegó con la luna rota por culpa de una manifestación. Nos cambiaron de autocar y nos metieron en una tartana. Tardamos un mundo en llegar a Barcelona. Allí, otro cambio de autocar. Luego, perdimos. Encima nos quisieron llevar en la tartana de la ida y nos negamos. Nos encerramos y logramos que no nos cambiaran.

En la final de Copa de Zaragoza contra la Real Sociedad, mi padre se asustó antes del partido. El Frente quemó nitrato y él se asustó. Pesaba 115 kilos y le tuve que ayudar a saltar una valla. Se hizo un moratón en la tripa y encima perdimos.

Tanto en Lisboa , como en Milán llevaba una camiseta del Atleti con su nombre. Me la regalaron mis amigos cuando falleció. Pensaba ponérmela en su homenaje si ganábamos, pero por desgracia no me la pude poner. Espero poder hacerlo que este año”.

José Antonio Polo Sanz, secretario Peña Atlética Latido a Latido

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS