Inicio En portada Lo que no te contaron de la final de Milán

Lo que no te contaron de la final de Milán

Muchos atléticos con abono total se quedaron a las puertas de ir a Milán, pero por su numeración de carnet no pudieron ir. El ritmo venta de entradas en el Vicente Calderón fue frenético, pero de nuevo los reventas o quién fuera volvieron a hacer su particular agosto en mayo.

Desde mi experiencia personal puedo decir que tuve la oportunidad de acudir a San Siro, y estuve sentado en el sector 108, repleto de peñistas atléticos que animaron a los rojiblancos para hacerse con el título. A nuestro lado, en el sector 110, podría haber fácilmente 250 personas, de las cuales 10 eran atléticos y 240 del Real Madrid, demasiada casualidad. Instamos a que el Club Atlético de Madrid identifique a todos y cada uno de los aficionados que compraron entrada en ese sector para que sean sancionados, aunque ya uno que es desconfiado por naturaleza duda de que esos tickets no hayan sido utilizados por alguien en el club para hacer su negocio particular. La mayoría de esos seguidores del Real Madrid habían viajado con agencias desde diversas partes del mundo o incluso de España, pagando unos precios estipulados por el pack de vuelo, alojamiento y entrada. Pero no sólo queda ahí, ya que en los sectores 109 y 111 la presencia de aficionados blancos era también importante, aunque en menor medida que lo visto en el 110 que fue vergonzoso.

Deben aparecer los responsables de este desaguisado, ya que con esto sólo pierden los aficionados atléticos. Todos los rojiblancos que revendieron su entrada, lucrándose y a seguidores del Real Madrid bajo mi punto de vista son ‘pseudoatléticos’ y deberían ser expulsados de la entidad de por vida.

Deficiencias en la seguridad del estadio

No todo lo que reluce es oro en una final de Champions League. Tras lanzar Cristiano Ronaldo el penalti definitivo muchos atléticos buscaron salir del estadio. Los pasillos son relativamente estrechos, y hubo problemas en la salida con momentos de riesgo de pequeñas avalanchas. Se abrieron las puertas del estadio y de repente se empezó a colar gente del exterior, sin entrada ni nada. Su método fue muy simple, meterse en grupos de 15 o 20 personas (en su mayoría inmigrantes) para entrar al estadio a empujón y que la seguridad no los pudiera frenar. Se juntó la salida de atléticos con la entrada de estos personajes, por lo que en los pasillos hubo momentos de tensión porque literalmente se estaban empujando los que querían salir con los que se habían colado. Poco después de todo esto se decidieron los responsables de seguridad a cerrar las puertas, porque allí podía haber ocurrido una desgracia quizás.

En estos tiempos de amenaza terrorista no sirve de nada tener controles tan exhaustivos a la entrada del estadio si luego a la salida permites que se cuele cualquiera, por lo que la seguridad total no existe y cada vez parece más evidente que si alguien quiere atentar, lo puede hacer. Si así lo hubieran decidido el pasado sábado podía haber ocurrido una tragedia, ya que nadie impidió la entrada de esos personajes y no se sabe con que intenciones entraban a San Siro.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS