Inicio En portada La colleja la merecían Costa y Alberola… nunca ‘Amador’ Morata

La colleja la merecían Costa y Alberola… nunca ‘Amador’ Morata

Increíble. Lo vivido en el terreno de juego de Ipurua fue alucinante. Alberola Rojas, colegiado del choque, le toca la nuca a Morata tras una legítima protesta del delantero colchonero. Una especia de colleja cariñosa. El madrileño, alucinado, le afea el gesto y le pide explicaciones. Algo parecido a lo que espeta el peculiar Amador en ‘La que se avecina’: “Pero no toques, por qué tocas”.

Jugada que además tiene mayor relevancia si recordamos de donde venimos. A Diego Costa le cayeron ocho partidos de sanción por el incidente en el Camp Nou. Cuatro de ellos por tocar al colegiado, Gil Manzano, intentando que no enseñara cartulinas amarillas a sus compañeros. ¿Le caerán cuatro partidos al cariñoso Alberola? Se habla de nevera. Veremos a ver.

Costa y su desplante

El que sí conoce su castigo es el delantero hispano-brasileño. Una sanción a todas luces injusta por la cuantía de la pena. Inmerecidos ocho encuentros. Pero lo que sí se merece el de Lagarto es una buena colleja. Con la mano abierta. No se entrenó el pasado jueves tras conocer la apertura de expediente del club colchonero por lo sucedido en el Camp Nou.

Esa más que merecida colleja se la debió dar el que más le quiere en el Atleti, Diego Pablo Simeone. Reconvirtió la situación y el atacante volvió al redil. Además, el Cholo volvió a poner en valor la calidad de su delantero y reafirmó el deseo de contar con él para la próxima campaña. Esperemos que Diego recapacite. Con estas cosas no se juega.

Volvemos a Ipurua. Colleja a Morata. Pero, ¿por qué protestaba el madrileño? Acción entre Cucurella y el delantero. El canterano del Barça se tira a la piscina, Alberola pica y pita falta. El rojiblanco protesta y ya con el balón en juego recibe el pescozón. Pero lo alucinante es que no fue el único episodio en el encuentro.

En la primera mitad, el colegiado le toca en el pecho tras otra protesta de Álvaro. “A mí no me toques”, respondió. Otra curiosa situación que nos recuerda de nuevo a escenas de ‘La que se avecina’. Alberola se disfraza de Leo, cargante vecino, y protagoniza la primera escena. La segunda ya la conocen. La famosa colleja. Esa que en ningún caso se la merecía Morata. A Alberola no le vendría mal una desde el Comité Técnico de Árbitros. También con la mano abierta.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS