Inicio Gradafan Opinion Con la fórmula de 2014: fútbol poco brillante, pero efectivo

Con la fórmula de 2014: fútbol poco brillante, pero efectivo

Otra vez, con la misma matraca. Sí, el juego del Atlético es poco brillante. Claro que podría y debería serlo. Como el del Barça y el Real Madrid. Mientras otros pueden usar misiles, El Cholo tira con flechas. Y pese a luchar en inferioridad está metido en la pomada. En enero verá mejorado su arsenal con la llegada de Diego Costa y Vitolo. Vuelve la amenaza rojiblanca.

Que se sepa, al fútbol se gana metiendo un gol más que el rival. Y el Atlético lo viene haciendo con asiduidad en Liga. Fútbol poco brillante, pero efectivo… ¿Algún problema? Si no ha habido un cambio de última hora no hay puntos extras por hacerlo más o menos brillante

En el Villamarín se pudo constatar que su juego no es una oda al fútbol en su máximo esplendor estético. A falta de brillo, cloroformo en toneladas industriales. El Atlético duerme y aburre a sus rivales. Impotentes en hincarle el diente pasa luego a la acción. Con un chispazo le es suficiente. Cien por cien de efectividad.

Atrás se muestra firme, solvente, sin fisuras. Sin agobios. Y si alguien osa en saltarse el dispositivo aparece un brillante y efectivo Oblak. Unos días después de su parada en Stamford Bridge nos dejó otra en el Villamarín para la posteridad. Una por bajo. La otra, por alto. Un escándalo.

Don Luis Aragonés tenía una frase brillante

Ante el Betis, El Cholo sacó del baúl de los recuerdos la fórmula 2013-14. Con la que partido a partido ganó la Liga. Se resume en dos dígitos: 0-1. Efectividad defensiva y ofensiva. Por un lado, neutralizar las intentonas rivales. Y por otro, aprovechar la ocasión que se tenga. Aunque solo tenga una en 90 minutos. Eso fue lo que pasó en el Villamarín. Vuelve la amenaza colchonera.

Así, Oblak ha cogido el testigo de Courtois. Y Saúl, a la espera de la llegada de Diego Costa, el de Raúl García. Vale, os compramos el boleto de que este Atlético no enamora. Pero gana. Con sus armas. Los debates de menottistas y bilardistas aburren. Casi siempre sirven para justificar derrotas. Y es que a todos los entrenadores les gusta ganar. “Por lo civil o lo criminal”, como mantenía de una manera brillante don Luis Aragonés.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS