Inicio En portada Lo que hay detrás del Nuevo Metropolitano

Lo que hay detrás del Nuevo Metropolitano

Hace muchos años que se empezó a hablar del traslado del Atleti a lo que será el Nuevo Metropolitano (lo de Wanda es una “apellido” comercial que puede que cambie con los años, según quién pague por ello). Y mucho se ha escrito y hablado desde entonces. Conviene recordar que se habla del traslado con motivo de presentación de las diferentes candidaturas de Madrid a los Juegos Olímpicos. Pero, ¿son los Juegos Olímpicos el único motivo de la mudanza?

La primera vez que recuerdo que se habló del traslado del Manzanares fue con la candidatura a los Juegos Olímpicos de 2012. Eso debió ser allá por el año 2004, o antes, porque en 2005 se eligió a Londres como ciudad organizadora. Entonces no recuerdo que en ese proyecto se mencionara que las obras de construcción del estadio tuvieran que correr a cargo del Atlético de Madrid. Lo que sí estaba claro es que el nuevo estadio olímpico, y lo que sería que el nuevo estadio rojiblanco, tenía que estar ya listo para el año 2012. Quiere esto decir que para cuando se juegue el primer partido en el nuevo estadio, lo que sucederá hacia agosto-septiembre de 2017, habrán pasado más de cinco años respecto de la primera fecha prevista.

 

¿Y si la causa no fueran los Juegos Olímpicos?

Al margen de la candidatura a los Juegos Olímpicos de 2012, ¿podía haber algo más de interés para el traslado que el mero hecho de dar viabilidad al que sería nuevo estadio olímpico? Además de la cuestión olímpica, ¿podía haber alguna otra cosa que motivara que el Vicente Calderón dejara de ser el estadio del Atleti? Conste que lo que vais a leer no es más que una mera opinión a la que se llega después de leer diferentes artículos y de hacer algo de memoria. En el año 2004, la M-30 pasa a depender del Ayuntamiento de Madrid, siendo entonces alcalde Alberto Ruiz Gallardón y que uno de sus proyectos estrella era el soterramiento de la M-30.

De toda la parte de la M-30 que está con túneles, hay una parte “discontinua”, que es precisamente la del Vicente Calderón. El día que el Vicente Calderón deje de existir, se llevará a cabo el soterramiento de esa parte de la M-30. Quiere esto decir, que lo que puede que motivara el traslado de nuestro estadio es acabar los túneles de la M-30 en ese tramo, y no solo el contar con un estadio olímpico al que se diera un uso continuado (que también podía ser de interés).

 

¿Quién paga el Nuevo Metropolitano?

Así las cosas, nos encontramos que en el 2005 a Madrid no le conceden los Juegos Olímpicos de 2012, pero en el mismo momento se dice que presentará candidatura a los Juegos de 2016. En esa candidatura, se sigue contando con el estadio olímpico, que sería la futura casa del Atleti. Tampoco en ese momento se hablaba de que las obras tuviera que pagarlas el Atlético de Madrid. En octubre de 2009, Madrid vuelve a quedarse sin los juegos olímpicos. Ya para entonces la M-30 estaba soterrada.

Tras el nuevo revés de Madrid 2016, se vuelve a presentar candidatura para los Juegos Olímpicos 2020. Otra vez con el estadio olímpico y otra vez sin que las obras del estadio tuvieran que ser pagadas por nuestro Club. Mientras tanto, en el año 2008, el Atlético de Madrid firma con el Ayuntamiento que se hará cargo de las obras, que empezaron a principios del año 2011. Y, otra vez, en septiembre de 2013, Madrid no es elegida para albergar los Juegos Olímpicos. Pese a este nuevo rechazo, desde el Atlético de Madrid se confirma que el nuevo estadio estaría listo para el comienzo de la temporada 2016-17. Tiempo después, se comunicó que el traslado sería para el inicio de la temporada 2017-18.

 

El Nuevo Metropolitano: una obra interminable

Al margen de las cuestiones olímpicas, nos encontramos con unas obras de construcción que empezaron en 2011. Desde entonces tiempo ha habido para que los accesos estuvieran acabados, cuestión indispensable para que estando el estadio terminado, pueda tener lugar la “tan ansiada mudanza”. Pese a lo anterior, nos encontramos que el pasado mes de febrero se anuncia que para que los accesos estén disponibles en lo indispensable, los va a tener que pagar el Atleti o no se llegará a tiempo para el inicio de la temporada 2017-18, aunque el estadio esté finalizado.

No dudo que la situación económica histórica del Atlético de Madrid haya pesado en quien corresponda para tomar la decisión de trasladar el Vicente Calderón. Puede que otras circunstancias ajenas a esa situación económica (como la comentada del soterramiento de la M-30) también han podido influir. Dejando a un lado esas cuestiones, parece excesivo que el Atlético de Madrid haya tenido que hacerse cargo de todas las obras de construcción del nuevo estadio. Y, como colofón de todo, es aún más llamativo que una parte de las obras de los accesos también tengan que ser pagadas por el Atlético de Madrid. Quizás algún día se pueda conocer todo lo que ha motivado y rodeado el traslado del Vicente Calderón al Nuevo Metropolitano, pero puede que sea más fácil llegar a saber quién mató a Kennedy. Quién sabe.

3 Comentarios

  1. Los socios abonados que vamos a todos los partidos en el Calderón,estamos disfrutando como nunca con nuestro Atleti…El cambio de campo es bueno y necesario,todos estamos a favor del cambio….Y respecto al escudo tampoco hay división de opiniones,tan solo el F/a..y la verdad los que vamos al campo ya pasamos de ellos,nadie secundo su huelga de animación y por supuesto se quedan solos con las críticas al escudo…
    Dejaros de demagogia barata ,y animar a nuestro equipo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS