Inicio En portada El club no debe aislar a los futbolistas de las peñas

El club no debe aislar a los futbolistas de las peñas

El club tiene la solución. Da pena que desaparezca el ‘Premio al Primer Gol‘ que otorga la Peña Atlética Corraleña desde el año 2000. Una forma de acercar y unir a las peñas con la plantilla. Es una de las razones de ser de las peñas. Ser el cordón umbilical. Desde 2011 ha habido problemas para cuadrar la agenda de los últimos seis ganadores del premio. En Corral de Almaguer está reinando la decepción. Ese acto era todo un acontecimiento. Ver al futbolista en cuestión, todo un regalo. Un estímulo, acicate para  fomentar su pasión por la causa colchonera. Si el presidente Cerezo no lo remedia,  todo hace indicar que con Gameiro pasará lo mismo. Pero lo peor, que se pierda ese contacto. Se abre un debate. Gracias a los aficionados tiene sentido este invento.

El club lleva todo este tiempo sin poner remedio a esta situación. Chocante, kafkiano, ridículo. La temporada es larga y siempre se puede hacer un hueco. Fijar una cita. El club debe cuidar las formas. Hay cierta desconexión dentro del club. Entre departamentos. Los hay que tratan de acercar a los peñistas con los futbolistas y otros que ponen chinitas en el camino. Sentido común.

Por encima de todo, están los aficionados. En este sentido, hay un vacío que está perjudicando a las peñas. No tienen una voz o un referente. Desde hace ya un par de años no existe la Federación de Peñas como tal. Nadie ha tomado el testigo de Julián del Casar. Cierto oscurantismo se tiñe en este tema. Cierto que club y peñas deben de ir de la mano, pero también es de ley que haya un cierto grado de autonomía e independencia por parte de los segundos.

Lo de la incomparecencia de los ganadores a este premio es una gota más. ¡En cuantas celebraciones de los aniversarios de las peñas les gustaría que estuviesen presentes futbolistas del primer equipo! Resignados deben contentarse con la presencia de algún mítico veterano. Estos sí que no dan la espalda: Adelardo, Quique Ramos, Perea, Rubio y compañía. Hay excepciones. Simeone y Fernando Torres no descuidan a sus peñas.

 

El club y los futbolistas se deben a la afición

Desde hace tiempo se está perdiendo esa cercanía entre peñas y futbolistas. Solo existe el contacto momentáneo tras cada partido en el estadio o entrenamiento en la Ciudad Deportiva Wanda. Fila de seguidores esperando su turno para fotografiarse o que le estampen el autógrafo.  El club  y los futbolistas no tienen que cortar esa relación. Se deben a su público. No deben ni pueden descuidar a sus seguidores, pero lo están haciendo. Para el Atlético es básica esta relación. Le ayuda a reforzar sus señas de identidad y fidelidad. Para los segundos, más de los mismo. Además, forma parte de su trabajo. Se deben a su club, por lo que tienen que representarlo en actos. Tanto con los patrocinadores como con las peñas.

No vale la excusa por lo apretado del calendario. Que el club haya estado inmerso en la lucha por el título de Liga o la Champions. Hay más fechas. A los jugadores se les mima en exceso. De manera directa, los futbolistas están siendo aislados de las peñas con el beneplácito del club. Lo mismo que se turnan para hablar con los medios de comunicación a lo largo de la semana o después de los partidos pueden hacer lo propio cuando se les requiera por parte de una peña. Es cuestión de imagen, afinidad y sentido. El club impone una filosofía y unas directrices. Y sobre todo, no perder su cercanía.

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS