Inicio Gradafan Opinion "Cholo, saca a Vitolo", gritó más de un rojiblanco

“Cholo, saca a Vitolo”, gritó más de un rojiblanco

“Cholo, saca a Vitolo”, coreó al unísono el Sánchez Pizjuán en el minuto 83. Sonaba a chufla y cachondeo. Mucho antes, más de un rojiblanco lo gritó de desesperación desde el salón de su casa o en el bar de turno. ¿Para que viajó Vitolo a Sevilla? Pues, para estar tapadito con una manta y ver el partido desde el banquillo. Y que no se llevase un sofocón por la reacción del Pizjuán hacia él tras su salida del Sevilla.

Inconcebible e inaudito que el canario no disputase ni un minuto. Se supone que el pase a una semifinal de Copa es un partido lo suficientemente importante para contar con un futbolista de su pedigrí ¿Para qué tanta matraca con su fichaje? El numerito que se montó aquella tarde-noche de julio. Cuando Pepe Castro anunció la inminente renovación del canario con el Sevilla. El Cholo llamó a Gil Marín indignado y quién sabe si amenazó con marcharse si no se fichaba al sevillista. Telefonazo a Vitolo y vuelta a la tortilla. Vitolo dio el sí al Atlético tras previo pase por Las Palmas.

El partido del Pizjuán reclamaba la presencia de Vitolo. Hubo un momento que fue de ida y vuelta. Con su intensidad, velocidad y desborde podía haber mucho daño. Y más teniendo a Jesús Navas como lateral derecho. En algún aprieto le habría puesto. Al Cholo se le dio un capote desde algún medio. “El cuerpo técnico mantiene que Vitolo no está para jugar 90 minutos“, se dijo. Pero por lo menos, sí que estaría para jugar 45, 30 o 20. Si no estaba para jugar, ¿para qué viajó entonces a Sevilla?

Vitolo no entró en la política de cambios

Pero El Cholo apostó por dos cambios previsibles. Carrasco y Torres. Y previsible la respuesta de ambos. Dos que no están y que llevan meses, meses y meses esperándoles. Cómica e insólita esa jugada en la que los dos tienen opción de ir a por el balón, y en vez de hacerlo, los dos salen a correr y la pelota se acaba marchando fuera.

Con el primero se suponía que la llegada de Vitolo le tendría que apretar y motivar. Ante el Girona se le vio implicado en tareas defensivas. En ataque sigue sin soltarse. El segundo, a día de hoy, está para jugar con los Veteranos. Es una evidencia. Lo bueno para ‘Los Torristas’ es que se acerca febrero que es cuando El Niño despierta de su letargo. Así lo ha hecho en las dos anteriores temporadas. En cuanto haga algo se le dará bola y se le regalarán cosas bonitas para sus oídos. De momento, su temporada está siendo canalla.  No hay que negar la realidad. Quien quiera engañarse a propósito está en su derecho.

En resumen, El Cholo no tuvo un buen día en la oficina. Su política de cambios no fue la acertada. Tuvo tres balas y no usó la de Vitolo. No es un Ser Superior. Es humano. En el Pizjuán la pifió. Otro motivo más para los rojiblancos que andan ‘mosca’ por su tacañería jugando a mantener el 1-0 teniendo el Atlético la plantilla que tiene ahora con la llegada de Diego Costa y Vitolo.

Pero si al segundo no le sacas, y sobre todo, en un partido en el que te va la vida. Otro borrón del Cholo. El Pizjuán se une a los de Lisboa y Milán. No hemos dejado de regalarle adjetivos grandilocuentes cuando lo ha merecido. Lo mismo hay que hacer en caso contrario. Son menos veces, pero las hay. Se vio en el Pizjuán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS