Inicio Gradafan Opinion En Can Barça sacan los kleenex: les entra el tembleque

En Can Barça sacan los kleenex: les entra el tembleque

En Can Barça daban la Liga por ganada y ahora les entra el tembleque. Solo miraban por el retrovisor al Real Madrid. Del Atlético pasaban. “La Liga la tiene ganada el Barça y si no lo hace la pierde él y no la ganaría otro”, mantenía su entorno. Altanería y prepotencia culé.

Hace un mes tenía al Atlético 11 puntos. Ahora le tiene a cinco. El sudor frío, el tembleque de piernas les ha entrado. Quedan dos días para el 4-M. Cuando se verán las caras. Llega un Atlético enchufado ante un Barça desconcertado y desquiciado. Y en esta tesitura sacan los kleenex.

Primero, Ernesto Valverde. El técnico se quejó en la previa ante Las Palmas que sus jugadores iban a tener un día menos de descanso que el Atlético de cara al 4-M. Que si el horario. Las 16.15 horas. Gafes del calendario. Que si el viaje de vuelta. Tres horas y media de duración. Tiempo restado al descanso. Otras veces se ha visto beneficiado por el calendario y horarios y de su boquita no ha salido ni ‘mu’.

Mateu Lahoz, culpable del tembleque culé

Como cuando las decisiones arbitrales han perjudicado al rival, y de rebote, les han ayudado. El día del Deportivo Alavés fue un clamor. La coz de Luis Suárez, el fuera de juego de Alcácer que precedió a la falta del 1-1 o la mano de Umtiti. Ese día no tocaba pedir la hoja de reclamaciones. En el Estadio Gran Canaria, sí. Tras 78 partidos y 746 días le pitaron un penalti. “Invisible”. Como catalogó Valverde. Misterioso tildó el entorno. Y ante el tembleque tocó sacar los kleenex y la estaca para sacudir al árbitro. Mateu Lahoz fue el chivo expiatorio.

“Los robos de Mateu Lahoz desestabilizan al Barça” repasaban en Sport. El valenciano les vino a pelo para desviar la atención. Que si el penalti de Digne, las manos de Chichizola, la roja a Gálvez por una entrada a Messi. Pero de las manos de Iniesta en el área azulgrana en el primer tiempo con 0-0 ni ‘mu’. Un penalti como un piano.

Ausencia de autocrítica en el tembleque

Ante el tembleque, reacción del entorno. Algunos ya hablan de la teoría de la conspiración. En vez de culpar a Mateu que se miren el ombligo. El partido del Barça fue mediocre. Como viene siendo norma habitual. Solo Messi está a la atura. El resto, unos partenaires.  Más de uno se quejó de la ausencia de Jordi Alba (que provocó la amarilla de manera bochonosa ante el Girona). O también de que Luis Suárez jugó mediatizado para no ver una amarilla que le hubiese impedido jugar ante el Atlético. No tenía sentido su presencia en Canarias tras su cómico y ridículo numerito montado ante el Girona para limpiarse ante Las Palmas.

En vez de hacer autocrítica, el recurso recurrente es apuntar al árbitro. Cuando vienen mal dadas, claro. El Barça ha cosechado tres empates en los últimos cinco partidos ligueros. Ante Las Palmas solo creó peligro a balón parado. Las ocasiones brillaron por su ausencia. Ni un tiro a portería en la segunda parte. La dependencia de Messi es total. Pensaban que con un poco sumarían los tres puntos. La flauta, que otras veces sonó, no lo hizo esta vez. Mientras, 300 millones en el banquillo. Y un desquiciado Piqué al término del partido. Menos mal que Mateu Lahoz no reflejó nada en el acta arbitral de las lindezas que salieron de su boquita.

Mientras, el Atlético se ha mantenido en la sombra. Supo sufrir, mantener el tipo y esperar su oportunidad. Ahora la tiene. Con 17 jugadores de campo y dos porteros. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS