Inicio En portada También al Barcelona le interesa que los partidos duren sólo 93 minutos

También al Barcelona le interesa que los partidos duren sólo 93 minutos

Vaya por delante que si el Atlético no está en la final de la Copa es más por fallos propios que ajenos. Se puede llegar a entender que los árbitros o sus jueces de línea fallen a favor o en contra. Sin ir más lejos Gil Manzano se podría haber ahorrado el penalti de Piqué, que lo fue ya que con su rodilla arrolla a Gameiro. No nos hubiera extrañado que no lo pitara, pero posiblemente tenía mala conciencia de no pitar el más claro que hizo Sergi Roberto a Fernando Torres en los primeros 45 minutos.

Puede que hasta sea admisible equivocarse en el gol anulado por fuera de juego. Estamos acostumbrados y bastante tenemos con no meter las ocasiones más claras. Pero lo que no es admisible de ningún modo es la prevaricación de un juez. Lo que ocurrió en los últimos minutos del partido ante el Barcelona sí que demuestra la poca personalidad de un árbitro. Ya pareció extraño que prolongara cinco minutos el encuentro. Gil Manzano debía revertir esa situación lo antes posible y para ello se dejó manipular por el otro fútbol que tan bien juega el Barcelona.

De los últimos 6 minutos y 51 segundos del partido, desde el 89:30 en el que se produce la falta de Luis Suárez sobre Koke, y que supone su expulsión (por mucho que diga Luis Suárez y el entorno azulgrana es una amarilla casi naranja), hasta el pitido final (en el 95:51) sólo se disputaron 3 minutos y 10 segundos. Sí, no se equivocan al sumar, el partido duró realmente 93 minutos y 10 segundos. Los otros 200 segundos que se suponía que estaban dentro de la prolongación no se jugaron porque el Barcelona no quiso y el árbitro se lo permitió. Aquí sí que le faltó personalidad a Gil Manzano para llevar el encuentro hasta el minuto 98. Porque de esos 200 segundos que el Barcelona consiguió que no se jugaran sólo recuperó 51.

 

Se buscan 200 segundos de juego

Codazo Luis Suárez

 

En el minuto 89:30 se produce la expulsión de Luis Suárez, aunque esta toma, que es una repetición de la jugada, refleja el minuto 90. Veáse el codo en la nuca de Koke. Fue amarilla y pudo ser algo más… para que luego se queje el uruguayo. Hasta cierto punto sorprende que jugándose en el Camp Nou con el equipo local en inferioridad se den 5 minutos de prolongación.

 

Codazo Luis Suárez 3

 

De esos 5 minutos de alargue ya se había perdido 1:20, que es el tiempo que tardó Luis Suárez en irse. Luego el mundo del fútbol pone el grito en el cielo por perder uno o dos minutos con el videoarbitraje, pero no pasa nada por tardar 80 segundos en una expulsión. Si oficiosamente un cambio son 30 segundos, todo lo que exceda de eso, incluso una expulsión, se debería recuperar. En definitiva, el uruguayo ganó casi un minuto.

Hacia el minuto 90:50 se reanuda el encuentro. El Atlético tiene sus ocasiones. Jugaba contra 9 achuchando y agobiando la puerta culé. Hasta Moyá subió a rematar un córner. Llegado al 93:50 se produce la falta a Messi.

 

Falta Messi

 

Casi dos minutos volatilizados porque hasta el 95:30 aproximadamente no se reanudó el encuentro. Se puede admitir algo de tiempo en la recuperación de un jugador, en este caso a Messi. Es parte del juego. Lo que no lo es fue lo de Busquets. Devolvió un balón a la grada provocando otra pequeña trifulca con la consiguiente pérdida de tiempo en ella y en lo que tardó el árbitro en anotar la incidencia. Total, que cuando se reanudó el partido ya sólo se jugaron escasos 20 segundos hasta el 95:51, momento en el que Gil Manzano decretó el final, no fuera a ser que el Atlético se aproximara una vez más a la meta culé.

 

Final
El árbitro decretando el final del partido en el 95:51.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS