Inicio Gradafan Aficionados Antoine no te equivoques: haberte callado tú primero

Antoine no te equivoques:
haberte callado tú primero

No me gustó nada el gesto de Antoine Griezmann a la grada del Wanda Metropolitano. Primero, porque la afición colchonera es soberana y puede protestar lo que quiera siempre que sea sin faltar a nadie, como es el caso. Y segundo, porque el delantero francés no está legitimado para mandar callar a nadie. Quizá a si mismo, cuando habló fuera de España y coqueteó con varios equipos. Dejó una enrome sombra de dudas en la afición. Pero de eso no se acuerda o no le importa.

Antoine mandó callar a la afición, insólito. El francés -obedeciendo órdenes del Cholo- frenó un contragolpe cuando el partido contra el Valencia expiraba. Ciertamente era lo que exigía el encuentro, pero su reacción no es de recibo. La grada pedía un último ataque. Con razón o sin razón, los valientes que poblaban las gradas del Wanda tienen todo el derecho del mundo a expresarse. Frío brutal en Madrid, lloviendo y ahí estaban los incondicionales rojiblancos. A los pocos minutos llegó el final y los miles de seguidores volvieron a casa congelados, en metro, coche o autobús. Griezmann y sus compañeros pasaron antes por el jacuzzi… No es demagogia, es la puñetera realidad.

Antoine no era el más idóneo

Pero es que Antoine es el jugador del Atleti menos capacitado para hacer semejante gesto. Recordemos el veranito que les ha dado el galo a los aficionados. Me dejo querer por el PSG y hasta por el Real Madrid. Declaraciones por aquí y por allá. Haberte callado tú primero… Llegó el final de agosto y los seguidores del Atleti no sabían que iba a pasar con Antoine. Dudas que se agrandaron por un inicio de temporada cuando menos regular…

Los aficionados rojiblancos fueron generosos, enormemente generosos. Olvidaron esos escarceos del internacional galo y le han apoyado incondicionalmente. En los malos y buenos momentos. Por supuesto que porque la importancia de Griezmann en este Aleti es brutal. Pero sus devaneos hicieron mucho, mucho daño. Y ahora, por unos silbidos en la grada, manda callar a los que aceptaron su erróneo comportamiento. No lo entiendo.

Sí que entiendo la defensa del Cholo y sus compañeros. Aclararon que Griezmann hizo lo correcto en el tramo final de un encuentro importantísimo. Lo entiendo, por el bien del equipo y la armonía con la afición. Pero también eche de menos un tirón de orejas al delantero rojiblanco. Tan fácil como insinuar que la afición, como de hecho lo es, es soberana. Si tanto se la ha ensalzado por su incondicional fidelidad -con toda la razón del mundo- no es de recibo mandarla callar por unos silbidos. No Antoine, no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
- Advertisement -

LO MÁS LEIDO

ÚLTIMAS NOTICIAS