Jordi Alba, bienvenido al ‘Club de Las Ovejas
Negras de La Roja’

0
ovejas negras Alba
@el_esferico1

OPINIÓN. Luis Enrique ha decidido que Jordi Alba no se suba al barco de la selección y se está montando la mundial. Como en su día pasó con otros futbolistas. El azulgrana ingresa en el ‘Club de Las Ovejas Negras de La Roja’. En él figuran los Butragueño, Míchel o Raúl, entre otros. Jugadores que pasaron a la reserva de la noche a la mañana para Javier Clemente y Luis Aragonés, respectivamente. Ambos técnicos, más que no ponerles su camiseta en el armario les abrieron directamente la puerta de salida. Clemente, Aragonés, y ahora Martínez, técnicos con una marcada personalidad.

Todo se ve con el cristal como se mire. En su día, el sector merengue se indignó por la ausencia de sus ídolos. Mientras, el antagónico disfrutaba de lo lindo viendo como se producía la caída de los dioses. Ahora, el que monta en cólera es el entorno culé y sus satélites al ver a Jordi Alba como una oveja negra. Eso habla muy bien de su sentimiento español, o quien sabe, si es para tocar un poco lñas narices. Particularmente, excesivo ruido mediático. Alba no es la panacea. Es un buen futbolista y punto.

Mientras, Luis Enrique prefiere apostar por la táctica de la avestruz. Hace mal en esconder la cabeza. Lo suyo es coger el toro por los cuernos y dar las razones por las que Jordi Alba es su oveja negra. No pasa nada por contar lo que flota en el ambiente. Que no hay feeling, que no le gusta el carácter del lateral para su aventura en la selección o lo que le lleva para haberle puesto la ‘x’.

Es evidente que no va tirarse piedras contra su propio tejado. El asturiano es quien más se juega en el envite. Y por otro lado, los que tanto defienden la presencia de Alba están menospreciando a Marcos Alonso y Gayá, que se sepa, no son dos piernas y que tienen suficiente nivel para ser los laterales zurdos. El primero, por ejemplo, aparte de su facilidad para subir, tira faltas, va bien de cabeza y marca goles. Vamos, en la balanza, más completo que Alba.

Luis Enrique debe aclarar el tema. Como en su día hizo Javier Clemente con Butragueño y Míchel. Del primero dijo que no casaba en su idea de juego que era la apuesta por el contragolpe. Del segundo mantuvo que no le convencía su nivel para su proyecto, pues bajaba su rendimiento en los partidos que la selección disputaba como visitante.

Por su parte, Luis Aragonés al acceder a La Roja tras el Mundial 2006 decidió sacar la escoba y poner en liza su Plan Renove con la selección. Raúl estaba ya de vuelta, según su criterio, y su paso con la selección fue ya historia. El debate se intensificó tanto que llegó a producirse una reunión entre ambos para limar asperezas. Junto al ‘7’ blanco, Míchel Salgado o Cañizares fueron también las ovejas negras del ‘Sabio de Hortaleza’.

En esta tesitura, Luis Enrique debería seguir con el mismo libro de ruta. Si lo hace se quitará un peso de encima y la eterna pregunta por la ausencia de un Jordi Alba que tendrá contrato como mínimo hasta 2020 en el ‘Club de Las Ovejas Negras de La Roja’ si es que Luis Enrique no prolonga el suyo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here