Este Barça no es rival para el Madrid

0
Imagen del partido de Liga entre el FC Barcelona y el Athletic Club de Bilbao, en un Nou Camp desierto.

Si llegara un extraterrestre del espacio exterior solo le sorprendería una cosa más que las mascarillas que cubren nuestros rostros. Alguien le contaría que Messi es el mejor jugador del mundo y de la historia y el alienígena, directamente, le tomaría por un cachondo mental.

Si el Real Madrid mantiene medianamente el nivel que ha mostrado desde que volvimos del parón, tampoco nada del otro mundo pero más que suficiente para ganar a la mayoría de los equipos a los que tiene que hacer frente, no tendrá rival para hacerse con la Liga.

Un Athletic de Bilbao plagado de suplentes, sin Íñigo Martínez, Dani García, Iker Muniain o Raúl García en el equipo titular, le ha puesto en muchísimos apuros a un Barça que, con un solitario gol de Rakitic en el minuto 70, se ha hecho con los tres puntos. Ahora mismo, el equipo culé es líder, pero la imagen que acaba de dar en el Nou Camp no invita para nada al optimismo catalán, sino más bien a todo lo contrario.

Fue ver la alineación titular del Athletic de Bilbao y pensar que Gaizka Garitano era socio del Barça. Pero los chavales menos habituales están mucho menos cansados que los titulares y, jugando cada tres días con estos calores, el talento es menos importante que unas buenas piernas.

La primera parte fue, al menos, entretenida. Pero por parte de los dos equipos, con una sucesión de buenas oportunidades que los delanteros de ambos conjuntos no fueron capaces de transformar. Ofensivamente fue de lo mejor que el Barcelona ha disputado en lo que va de reanudación del campeonato, pero defensivamente pasó muchísimos apuros frente al segundo equipo del Athletic Club.

Tras el descanso, el cansancio se notó y el encuentro bajó en intensidad hasta límites insospechados. Setién, desesperado en el banquillo ante la inoperancia de sus jugadores, Messi incluido, decidió sacar del campo a Griezmann, un jugador completamente vulgar, nada que ver con el que deslumbró temporada tras temporada en el Atlético de Madrid. Al francés se le está poniendo una cara de Arda Turan que no se puede aguantar.

En una jugada sin importancia, tras un rebote, Messi asistió a Rakitic, que acababa de salir al campo, y el croata fusiló a Unai Simón. Pese a que Garitano recurrió al final del encuentro a su vieja guardia, el Athletic poco pudo hacer. Y eso que Raúl García estuvo a punto de entregar en bandeja un título de Liga al Madrid, pero el navarro no llegó a conectar un cabezazo a puerta vacía por los pelos. Y ahí se acabó el tostón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here