El salto más importante de Michael Jordan

A lo largo de su carrera, Michael Jordan realizó una infinidad de saltos que terminaron en sus estéticos tiros en suspensión, en sus imposibles bandejas y en sus enérgicos y estéticos mates. Todos esos saltos fueron importantes y contribuyeron a la construcción del mito como Rey del baloncesto, pero hubo uno de ellos que fue fundamental en su carrera y que, curiosamente, no fue ni en una cancha de baloncesto. Es paradójico que el salto más importante de la carrera de Michael Jordan fuera lejos de su entorno natural.

Para encontrar ese momento hay que viajar en el tiempo hasta 1984, cuando un joven Jordan se preparaba con el Team USA para acudir a los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, de grato recuerdo para el baloncesto español. La revista LIFE estaba preparando una edición especial para el evento olímpico y se fijaron en una de las grandes estrellas del combinado estadounidense. Ese hombre era Michael Jordan, que había sido un exitoso miembro de los Tar Heels de North Carolina.

El fotógrafo de la sesión fotográfica era el holandés Jacobus Rentmeester y le propuso que hiciera un salto en estático simulando un Grand jeté con el brazo extendido como si fuese a realizar un mate. Ese movimiento, propio de ballet clásico, consiste en un salto en vertical hacia delante abriendo las piernas hasta su máxima extensión sobre la horizontal al suelo, ¿os suena?

La foto de Jordan, con el uniforme del Team USA, fue seleccionada por la editorial de la Revista LIFE y se la puso de fondo la imagen de una canasta de baloncesto y una bella puesta de sol con la famosa iluminación de la hora mágica.

Todo este episodio podría haber caído en el olvido, como las miles de fotografías que salen en las revistas todos los días, pero el protagonista de la imagen era Michael Jordan y nada en la carrera del astro de la NBA ha quedado nunca en un segundo plano.

Jordan siempre había preferido Adidas a Nike

Michael Jordan desembarcó en la NBA en la temporada 1984-1985 siendo ya la imagen de Nike y el pionero de un contrato de personalización de ropa deportiva. El jugador de los Chicago Bulls había firmado con la firma de Oregon casi a regañadientes, ya que él siempre quiso llevar Adidas hasta aquel momento de su carrera. El problema es que la marca alemana no estaba muy interesada en un jugador de las condiciones físicas de Jordan (otra paradoja más).

La cuestión es que la famosa foto del Grand Jeté de la revista LIFE había resultado inspiradora para Nike y los primeros años de Jordan en la NBA la utilizaron a nivel comercial. Muestra de ello fue el pago a Rentmeester de 15.000 dólares para poder utilizarla hasta 1987. A partir de aquel momento y para el lanzamiento de la Jordan Air III, el diseñador Tinker Hatfield en otra sesión fotográfica ideó otra imagen que pasó a la historia, el Jumpman.

La foto del lanzamiento del nuevo modelo de zapatillas era de nuevo Michael Jordan realizando un mate, en esta ocasión, sobre el bello Skyline de la ciudad de Chicago. La estampa era claramente similar a la de Rentmeester, pero Nike se desvinculó totalmente del fotógrafo holandés y dejó de pagarle, ya que entendía que esa nueva foto era diferente a la anterior.

Esa imagen convertía a un icono deportivo, en un icono comercial, y ese icono comercial en el logotipo de, primero una línea deportiva de Nike, y a la postre, de la todopoderosa Jordan Brand, que tiene en nómina a estrellas tan potentes como Luka Doncic o Zion Williamson.

Jacobus Rentmeester no se rindió y apeló a los tribunales, demandando a Nike una serie de Royalties por la explotación de una imagen que él entendía que se basaba en su foto de la Revista LIFE, lo cual parece fuera de toda duda para los legos en derecho mercantil. Finalmente en 2017 un tribunal estadounidense falló a favor de Nike por los derechos comerciales y mercantiles del famoso Jumpman.

Ese Grand Jeté de Michael Jordan es, sin lugar a la duda, el salto que le ha producido mayores beneficios económicos de su carrera, y el que finalmente le llegó a convertir, en el icono real de baloncesto más conocido de la historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

“No me fui al Real Madrid porque no quería aprender español”

0
Un exinternacional holandés rechazó irse al club blanco en 1999 por este increíble motivo y eligió el Glasgow Rangers. Cómo no, ahora se arrepiente.