El Real Madrid gana sin sufrir en Vigo en un partido surrealista y polémico (1-3)

1
Benzema and Marcelo of Real Madrid ceebrating a goal during La Liga Spanish championship football match between Celta de Vigo and Real Madrid, August 17th, in Balaidos Stadium, Vigo, Pontevedra, Spain.

Después de una pretemporada más que irregular, el Real Madrid va a acabar la primera jornada de Liga con tres puntos de ventaja sobre el Barça. Así, como suena. Esa es la lectura que hará cualquier aficionado madridista después de que su equipo haya goleado en Balaídos al Celta de Vigo por 0-3.

Ha sido un partido surrealista. Desde el principio, ya que Bale, sentenciado por Zidane durante toda la pretemporada y que sigue en el equipo porque no ha sido posible sacarlo, fue titular en el primer once del francés. Ese equipo, sin el lesionado Hazard, estuvo formado por 11 jugadores que ya estuvieron el año pasado.

Zidane salió con Courtois, Odriozola, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kross, Modric, Vinicius, Bale y Benzema. Y el galés fue básico porque una fantástica jugada suya acabó con un remate a gol de Benzema. Era el minuto 12 y el Madrid ya parecía mucho más serio que en toda la pretemporada.

Una de las jugadas clave del encuentro sucedió en el último minuto de la primera parte cuando el VAR anuló por milimétrico fuera de juego un gol de Brais Méndez, que venía después de un escandaloso regalo defensivo de Odriozola.

Players of Real Madrid protest to referee during La Liga Spanish championship football match between Celta de Vigo and Real Madrid, August 17th, in Balaidos Stadium, Vigo, Pontevedra, Spain.

También el videoarbitraje fue decisivo al comienzo de la segunda parte. Una clara falta de Luka Modric, merecedora de tarjeta amarilla, se transformó en una exageradísima roja después de que el árbitro Estrada Fernández revisara la jugada en el monitor de Balaídos.

Con 0-1 en el marcador y un hombre menos, Courtois salvó a su equipo, justo antes de que Toni Kross marcara un golazo de bandera con un disparo impresionante desde fuera del área que se coló por la escuadra de Rubén Blanco, sin duda, el jugador más destacado del Celta durante todo el encuentro.

Con un Celta completamente inofensivo, el Real Madrid jugó a la contra y así llegó el último gol del equipo blanco. La mejor jugada de todo el encuentro, una combinación entre Isco y Benzema, acabó con el gol de Lucas Vázquez con el que prácticamente se acabó el partido. El del honor para el Celta llegó en el 91 y fue obra del joven Iker Losada.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here