El Liverpool, más rey de Europa al ganar al Chelsea la Supercopa en los penaltis

2

El Liverpool acaba de suceder al Atlético de Madrid en el trono de la Supercopa de Europa después de imponerse en los penaltis del duelo inglés ante el Chelsea (2-2), que se ha disputado en Estambul.

El encuentro fue bastante igualado y el campeón de la Champions League no demostró la superioridad que se esperaba, por lo que tuvo que esperar hasta los penaltis para certificar su victoria y su absoluta hegemonía en Europa. De hecho, en los 120 minutos del encuentro quizá fuera el Chelsea el que más mereció la victoria.

El Chelsea, que este año entrena una leyenda del club como Frank Lampard, tuvo su oportunidad de llevarse el trofeo en la primera parte, en la que fue mejor que el Liverpool. De hecho, Giroud adelantó al once londinense en el minuto 34 al culminar un gran pase del estadounidense Pulisic, ex del Borussia de Dortmund.

La momentánea victoria pudo ser aún más amplia de haber subido al marcado un tanto del propio Pulisic, pero la colegiada francesa Stéphanie Frappart lo anuló por fuera de juego. Sí, sí, por primera vez en la historia, fue una mujer la que arbitró un partido masculino de semejante nivel. Y lo hizo, la verdad, francamente bien. Quizá acostumbrada al más auténtico fútbol femenino, ausente de trampas y simulaciones, no cayó en algunas de las (pocas) ficciones interpretadas por alguno de los contendientes.

GRan arbitraje de la francesa frappart, primera mujer en pitar un partido masculino de este nivel

La entrada de Firmino en la reanudación tuvo el resultado esperado justo al comienzo de esa segunda parte. Solo habían pasado tres minutos cuando el senegalés Sadio Mané puso las tablas en el marcador.

Festival de los porteros españoles, Adrián y Kepa

Mediada la segunda parte parecía claro que el Liverpool iba a llevarse la victoria, pero el español Kepa Arrizabalaga lo impidió con una doble parada de mucho mérito. El equipo red pareció estar más cansado que el Chelsea, que estuvo más cerca del gol en los últimos minutos del encuentro.

En el comienzo de una fantástica y vibrante prórroga regresaron los dos jugadores básicos de la victoria del Liverpool: Roberto Firmino con un pase mágico y Sadio Mané, con un trallazo que supuso su doblete. Eso fue el minuto 94. Uno después, el portero español del Liverpool, Adrián San Miguel, salvó a su equipo del empate y en el 99 el propio cancerbero sevillano cometió un dudoso penalti que transformó Jorginho.

Los jóvenes canteranos del Chelsea Mount y Abraham dieron mucho más vigor al equipo londinense en el último tramo, pero al final el partido llegó a los penaltis con dos porteros españoles, Kepa y Adrián, en los arcos de los dos contendientes.

En la tanda definitiva, y pese a que Kepa estuvo a punto de detener un par de penaltis, Abraham falló el último lanzamiento al detenérselo Adrián, exportero del Betis y del West Ham, que hace solo diez días no tenía equipo y entrenaba con un equipo sevillano de categoría provincial. Otro milagro del fútbol.

 

 

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here