El Informe Robinson con el que no podrás contener las lágrimas

Era una seña de identidad en sus programas. Michael Robinson buscaba retratar en sus documentales el lado humano de sus protagonistas y sus historias de superación y coraje. Quizás por eso emocionaban tanto.

El deporte no era sino una excusa para contar la historia de personas que valían la pena. Y a mayor fuese ese valor, más bonito le quedaba el reportaje. Sobre todo porque le quedaba creíble.

A menudo, y en especial cuando los deportistas se hacen famosos y se convierten en el centro de todos los focos, no somos capaces de ver el esfuerzo necesario para llegar a este se punto. Se critica, por ejemplo, lo que gana un jugador de fútbol, pero… ¿cuántos niños del mundo quieren ser futbolistas? ¿Nos hacemos cargo de lo difícil que resulta llegar hasta allí?

Robinson contaba como nadie estas historias de esfuerzo. Lo que había detrás de un tenista, de un ganador del Tour de Francia, o de la selección que fue capaz de ganar un mundial de fútbol. Y si todo eso cuesta, imagínense lo difícil que puede llegar ser piloto de Fórmula 1 siendo una mujer.

Y lo duro que puede ser, una vez que lo has conseguido, que todo se vaya adelante por un maldito accidente que te deja ciega y a punto está de quitarte la vida.

Con estos mimbres, y con un genio del calibre de Robinson era casi imposible que el inglés no clavase la historia de María de Villota. El comentarista firmó 114 programas, pero quizás –porque esto siempre es cuestión de gustos- ninguno tan profundo y sentimental como el que realizó sobre la piloto madrileña, que se emitió en febrero de 2013.

Al contrario que ocurre en otros deportes, no existe una Fórmula 1 femenina. Las mujeres pueden competir con los hombres en la misma carrera, aunque solo 5 lo han hecho a lo largo de la historia. María de Villota estaba llamada a ser la siguiente cuando fichó como piloto de pruebas por el equipo Marussia, pero un gravísimo accidente acabó de golpe con sus sueños.

Abrirse paso en un mundo de hombres es una tarea titánica, así que la misma María que consiguió ese reto se propuso otros nuevos, como promocionar el deporte femenino, impulsar la seguridad vial y ayudar a niños con graves enfermedades neuromusculares.

María falleció poco después del reportaje, en octubre de 2013. Pero no fue en vano. Hoy un movimiento llamado Legado María de Villota, impulsado principalmente por su padre, el pionero de la Fórmula 1 Emilio de Villota, y la Fundación Deporte Joven recogen e impulsan esta noble causa. Se ha escrito bastante sobre el tema, pero nadie como Michael Robinson reflejó con tanta emoción la grandeza de esta historia. Si tienen media hora libre, denla por bien empleada con este reportaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acabamos de Publicar

El Atleti disfruta y Joao Félix se mosquea: ¿habemus problema?

0
El Atleti ganó sin problemas al Mallorca (3-0). Morata (dos) y Koke fimaron el triunfo. Joao Félix, fallón y enfadado cuando le sustituyeron.