El ejemplo de Keita Baldé o cuando el racismo está mucho más cerca de lo que pensamos

0
Keita Balde of Inter during the Italian championship Serie A football match between Juventus FC and FC Internazionale on December 7, 2018 at Allianz Stadium in Turin, Italy - Photo Morgese - Rossini / DPPI ONLY FOR USE IN SPAIN Keita Balde of Inter during the Italian championship Serie A football match between Juventus FC and FC Internazionale on December 7, 2018 at Allianz Stadium in Turin, Italy - Photo Morgese - Rossini / DPPI (Foto de ARCHIVO) 7/12/2018 ONLY FOR USE IN SPAIN

Nos hemos acostumbrado a ver en los últimos días manifestaciones de repulsa en las principales ciudades estadounidenses para protestar por el penúltimo acto de racismo que allí se ha producido. La indecente muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis ha revolucionado, con razón, a todo el mundo digno del planeta.

Muchos españoles, como por ejemplo la jugadora española Vero Boquete, reconoce que no sabía lo que era el racismo hasta que ha llegado a los Estados Unidos para participar en la mejor Liga del mundo.

Salvando las distancias, si es que hay que salvar alguna, en España también se producen historias que nos dejan bastante mal como pueblo. La última de ellas habría quedado en el limbo de no ser por la participación de otro futbolista, en este caso, el hispano-senegalés Keita Baldé, nacido hace 25 años en la localidad catalana de Arbucies y que actualmente milita en el Mónaco francés.

Todo comenzó cuando Baldé vio el vídeo, que rápidamente se convirtió en viral, en el que Serigne Mamadou, un temporero africano, describía, hasta que las lágrimas le dejaban, cuál era su situación en los campos de recogida de la fresa en Huelva. Lo hacía en una conversación con el actor Paco León.

Como a todo el mundo con algo de sensibilidad, a Baldé este vídeo le llega al corazón. Y, ni cortó ni perezoso, levanta un teléfono y se pone en contacto con Nogay Ndiaye, la responsable de la asociación Fruita amb Justícia Social, que asiste a a los temporeros de Lleida. El futbolista, 29 veces internacional con Senegal, promete pagar todos los gastos a 200 temporeros durante los 4 meses que dura la campaña de recogida de fruta en la ciudad catalana.

Pasan unos días y nada cambia. Ndiaye dice que ha llamado a todos los hostales y hoteles de la ciudad y que solo uno les daba alojamiento, pero esa opción la tienen que descartar porque el establecimiento está lo suficientemente alejado de las huertas como para que los temporeros tengan que ir en coche que, obviamente, no tienen.

En este punto, la Asociación de hostelería de Lleida ha salido al paso para negar cualquier comportamiento racista y para asegurar que la asociación Fruita amb Justicia Social realizó el ofrecimiento el viernes y el sábado ya estaba denunciando públicamente la negativa.

El futbolista del Mónaco formado en el Barça, Keita Baldé. El futbolista del Mónaco formado en el Barça, Keita Baldé. 1/6/2020

Sea como fuere, Keita Baldé decidió, entonces, alquilar un edificio entero de la ciudad catalana para acoger, de manera provisional, al menos a 90 temporeros. Lo anunció en las redes sociales, aclarando, antes que “quería ayudar anónimamente, pero vista la situación que se está produciendo, he tenido que salir a la luz para ayudarles a encontrar un lugar de acogida”.

“No busco una guerra moral, social, de raza ni colores. Busco soluciones para ayudar a los temporeros. Estoy a su disposición para que tengan comida, hogar y algo de ropa. Vivimos en una sociedad complicada, pero nadie merece esa indiferencia en su propia vida”, denunció Baldé, que añadió: “Ha habido complicaciones, pero gracias a Dios hemos encontrado un sitio para meter a 90 temporeros. Y ya les ha llegado la primera comida de mi parte. No les va a faltar de nada, pero pido que nos faciliten las cosas (…) Soy padre y quiero que le quede un mundo mejor a nuestros hijos. Si uno solo puede ayudar a 200, pensemos en qué mundo podríamos construir entre todos“, concluyó el futbolista del Mónaco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here