Día de Colombia en el Tour: Quintana salva su honor y Bernal se coloca segundo

0

La decimoctava etapa se ha convertido en el día de Colombia en el Tour de Francia. Nairo Quintana, criticado a lo largo de la ronda gala, ha salvado su honor con un gran triunfo de etapa y su compatriota Egan Bernal ha sido el único de los favoritos en recortar tiempo. El del Ineos ha superado a su compañero Geraint Thomas y ya es segundo en la general a 1’30” de Julian Alaphilippe, que se aferra al maillot amarillo.

La primera etapa de los Alpes no ha provocado cambios muy relevantes en la clasificación general, pero a buen seguro dejará mucha fatiga en las piernas de los ciclistas. La carrera fue rápida desde la salida y los dos grandes puertos de hoy, Izoard y Galibier, harán mella en las dos próximas etapas.

Como en los últimos días, la escapada fue muy numerosa y hombres como Quintana, Bardet, Adam Yates y Lutsenko hacían presagiar una victoria en fuga. De hecho llegaron a tener más de ocho minutos de ventaja con el pelotón y el colombiano se volvía a meter virtualmente en la general, pero en el Col d’Izoard su equipo se puso a tirar y redujo la diferencia. Todo hacía presagiar que al trabajo de Marc Soler le iba a suceder un ataque de Mikel Landa, pero el vasco no se movió y la fuga volvió a coger ventaja.

En el Galibier se iba a decidir todo tanto por delante como por detrás. Lutsenko fue el que más ímpetu le puso con varios ataques, Caruso también lo intentó y Bardet se enganchaba a la rueda con facilidad, pero siempre se veía que Nario Quintana tenía buenas piernas. A 7,5 kilómetros de la cima, el colombiano soltó su golpe y nadie pudo seguirlo. Los segundos empezaron a caer sobre la pareja perseguidora, Bardet – Lutsenko, y al grupo de los mejores.

Por detrás, Ineos fue poniendo ritmo con Castroviejo, Poels y Van Baarle. Egan Bernal fue el primero en saltar a tres kilómetros de la cima. Valverde fue el único que intentó seguir al colombiano, pero a los pocos metros reventó. Enric Mas, recuperado de su enfermedad, tiró del líder hasta que atacó Geraint Thomas. En ese momento se vio la debilidad de Alaphilippe, que trató de agarrarse como pudo al grupo de Pinot, Landa, Buchmann, Kruijswijk y Urán. Prácticamente en la cima, el francés del Groupama – FDJ cambió el ritmo y dio caza al británico. El maillot amarillo otorga a su portador una dosis extra de motivación y Alaphilippe supo sufrir subiendo para enlazar en el descenso.

Nairo Quintana levantó los brazos en la línea de meta, una victoria que también supone una liberación para el colombiano. Su compatriota Bernal fue el primero de los mejores y ha dado un mordisco en la clasificación general. Alaphilippe sufre, pero aguanta y le quedan solo dos etapas para coronarse. Dos días, dos etapas alpinas, las fuerzas escasean y el Tour de Francia, muy abierto y por decidir. Solo hay una cosa asegurada: la emoción.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here