Cuando Michel Jordan y Magic Johnson compartieron algo más que el baloncesto

0
jordan-magic-dream team-Barcelona 92

Las carreras deportivas de Michael Jordan y de Magic Johnson tienen un curioso punto de unión antes de que ambos llegaran a ser dos de las estrellas más rutilantes de la historia de la NBA. Ese nexo tuvo lugar en la etapa del Instituto de ambos, cuando Magic Johnson jugaba en el Everett High School, de la ciudad de Lansing y Michael Jordan en el Emsley A. Laney High School, de la ciudad de Wilmington en North Carolina.

En aquel momento Magic Johnson todavía era conocido como Earvin Johnson Jr. y quedaban varios años para que llegara a ser su alter ego, Magic Johnson. La primera vez que se le atribuyó el sobrenombre de Magic, data de cuando el joven Earvin Johnson tenían apenas 15 años. Fue el periodista Fred Stabley Jr. en el Lansing State Journal, quien le rebautizó como Magic Johnson tras conseguir un triple doble tan solo a la altura de un jugador único. Sumó 36 puntos, 18 rebotes y 16 asistencias… otro nivel.

Era el primer reconocimiento social de un jugador que tendría el nivel de calificativo de unicornio por su rareza y, cómo no, por su magia jugando al baloncesto.

Magic Johnson con la camiseta de los Vikings de Everett.

A partir de ese momento Magic empezó a ser parte de Earvin Johnson para terminar convirtiéndose en un concepto indisoluble llamado Magic Johnson. Hasta aquí la historia de Magic Johnson, que curiosamente, no fue el único gran jugador al que se le llamó ese apodo en su etapa del Instituto.

Mientras que Magic Johnson empezaba su carrera en los Angeles Lakers de la NBA, había un joven jugador en North Carolina que empezaba a despuntar en el Instituto de Laney High. Ese joven jugador era Michael Jeffrey Jordan.

Johnson y Jordan se llevan algo menos de cuatro años de edad y cuando uno empezaba a consolidar su status de estrella en la NBA a pesar de ser todavía un Rookie, otro comenzaba su etapa del Instituto.

En aquel momento en Laney High la estrella era Michael Jordan, o como se le conocía en la época Mike Jordan. Su espectacular juego también le llevo a ganarse un apodo como en el caso de Magic Johnson, de hecho, fue el mismo apodo y Mike Jordan pasó a ser Magic Mike. Aquel apodo no fue algo pasajero, ya que el propio Jordan decidió ponerse su sobrenombre en la matrícula de su Pontiac Grand Prix de 1976, algo típico en Estados Unidos.

En la siguiente foto se le puede ver posar a un joven Michael Jordan con su coche de Magic Mike.

El paso del tiempo y, probablemente el crecimiento exponencial de Magic Johnson en la NBA, hizo que el jugador de Laney High, que posteriormente recalaría en los Tar Heels de North Carolina, fuera perdiendo su apodo de Magic, hasta pasar a ser un recuerdo olvidado dentro de su pasado previo a la NBA.

A día de hoy si se busca a Magic Mike tan solo encontraréis la película de cine de Channing Tatum moviendo el esqueleto a lo stripper en sus distintas versiones. Realmente habría tenido poco sentido a todos los niveles que existiera un Magic Johnson y un Magic Mike.

Al fin y al cabo, era imposible que dos jugadores únicos cupieran dentro de un mismo apodo… aunque ese apodo fuera mágico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here