Bochornosa eliminación de un ridículo Barça en Anfield

3

Fue mucho peor aún que lo de Roma el año pasado. El Barcelona tampoco jugará este año la añorada final de Champions pese a tenerlo todo a favor. El inmerecido 3-0 de la ida y el hecho de que las dos máximas figuras del Liverpool, Salah y Firmino, vieran el partido desde la grada, lo dejaban todo en bandeja para un Barça que completó un ridículo histórico.

Lo primero que hay que decir es que el magnífico Liverpool fue mucho mejor que el Barça prácticamente en los 180 minutos que duró la eliminatoria.

El último gol, el que dio al equipo inglés el paso a la final del Metropolitano, reflejó de manera perfecta el bochornoso ridículo blaugrana. Alexander Arnold sacó un córner con todo el Barça de espaldas y Origi consiguió el gol de la eliminatoria solo en el área pequeña. Algo increíble y surrealista.

El propio delantero belga, uno de los menos habituales en toda la temporada del Liverpool, había abierto el marcador en los primeros compases del partido.

Dos goles en dos minutos, ya en el segundo tiempo, sirvieron para que el magnífico equipo de Klopp igualara la eliminatoria y los nervios y los recuerdos de Roma dejaron sin ningún argumento al conjunto de Messi que, por cierto, no apareció en 90 minutos en Anfield.

Adiós al tan cacareado triplete y hola a una exhibición histórica de un equipo repleto de alma, probablemente lo que le falte al club blaugrana que ahora, con Liga en el bolsillo y en la final de Copa, verá cómo tiemblan todos sus cimientos. Y con todos los motivos.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here