Estaba claro que viajar a Liverpool fue un error y ahora ya sabemos por qué

0

Liverpool, 11 de marzo. Parece que ha pasado medio siglo, pero solo han sido dos meses y medio desde aquel día, probablemente el último medio normal que vivimos en este país. El aniversario del atentado más horrible de la historia de España pasa prácticamente desapercibido porque estamos a otra cosa. También dramática, aunque en aquel momento nadie pudiera imaginar tanto como sigue siendo más de 70 días después.

Casi 3.000 seguidores españoles viven en directo, en el mítico Anfield de Liverpool, el último milagro del Atleti de Simeone, una noche para la historia en la que el club colchonero deja fuera de la Champions al vigente campeón y máximo favorito para reeditar el título. Aquella noche pocos se habían puesto una mascarilla en su vida y nadie se lavaba las manos más de lo normal.

Pero en España la cosa ya pintaba mal. Este mismo día cerraron los colegios en Madrid y en otros lugares del país y los casos se multiplicaban ya en los hospitales. Muchos avisaron que viajar a Liverpool era un acto de insolidaridad manifiesto y una temeridad absoluta. No lo hicieron las autoridades del Reino Unido, uno de los países más sacudidos por la pandemia dos meses y medio después, que no se preocuparon en absoluto de eso que “habían traído los chinos a Europa”. “Estamos en una isla y aquí no pasará nada“, pensarían con esa soberbia que siempre les caracterizó.

Los cerca de 3.000 colchoneros que pasaron, la mayoría, menos de 24 horas en la ciudad de The Beatles no se dedicaron, precisamente, a mantener la distancia de seguridad, básicamente porque por aquellas fechas aún no sé sabía ni cuánto era. Y el fiestón que provocaron los goles de Marcos Llorente y Álvaro Morata produjo miles de estrechísimos contactos.

Pues bien, dos meses y medio de confinamiento después, ya podemos saber las consecuencias que aquel desplazamiento pudo tener. En vidas humanas, claro. Un estudio elaborado por Edge Health, institución que analiza datos del Servicio Nacional de Salud Británico (NHS), y publicado por el Sunday Times cifra en 41 el número de víctimas adicionales que fallecieron, entre 25 y 35 días después, por coronavirus, infectados por aquel desplazamiento masivo de seguidores del Atlético a Liverpool.

Estas cifras ratificarían las palabras del director de salud pública de Liverpool, Matthew Ashton, que aseguró el pasado 3 de abril que la disputa de ese partido fue un “error”. También las del alcalde de la ciudad Steve Rotheram, que afirmó que “si la gente se ha contagiado como resultado directo de un evento deportivo que creemos que no debería haberse celebrado, es escandaloso“.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here